Gobierno decreta zona de catástrofe en Valparaíso ante nuevo incendio

Dará disposición a recursos y pone a las Fuerzas Armadas al mando de la zona.

Por Sebastián Vedoya
Gobierno decreta zona de catástrofe en Valparaíso ante nuevo incendio

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, informó que  por instrucción de la Presidenta se decrete zona de catástrofe en la comuna de Valparaíso dado el nuevo incendio forestal que se inició en la ciudad porteña, el cual destruyó, según el último informe, una sola vivienda, las otras estructuras afectadas por las llamas corresponden a bodegas o similares.

El subsecretario se encuentra reunido con las principales autoridades regionales, mientras el decreto que declara la excepción fue ingresado al Congreso para la aprobación de los parlamentarios.

Luego de la reunión entre las autoridades, el subsecretario afirmó, luego de confirmar a Valparaíso como zona de catástrofe, que el balance final del incendio consiste en 10 hectáreas siniestradas y que afortunadamente no se tuvo que lamentar la perdida de vidas.

Gentileza

Según declaró el intendente Gabriel Aldoney, la medida “facilita el uso de recursos para actuar con mayor rapidez en el caso de otros incidentes y el poder utilizar tanto a la Armada como al Ejército en el resguardo de la seguridad pública y así podamos resolver esta situación”.

La medida destina recursos para la catástrofe y deriva una serie de atribuciones:

  • Asumir el mando de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública que se encuentren en la zona.
  • Controlar la entrada y salida de la zona y el tránsito en ella.
  • Dictar medidas para la protección de las obras de arte y de los servicios de utilidad pública, centros mineros, industriales y otros.
  • Ordenar el acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos, artículos y mercancías que se precisen para la atención y subsistencia de la población en la zona y controlar la entrada y salida de tales bienes.
  • Determinar la distribución o utilización gratuita u onerosa de los bienes referidos para el mantenimiento y subsistencia de la población de la zona afectada.
  • Establecer condiciones para la celebración de reuniones en lugares de uso público.
  • Impartir directamente instrucciones a todos los funcionarios del Estado, de sus empresas o de las municipalidades que se encuentren en la zona, con el exclusivo propósito de subsanar los efectos de la calamidad pública.
  • Difundir por los medios de comunicación social las informaciones necesarias para dar tranquilidad a la población.
  • Dictar las directrices e instrucciones necesarias para el mantenimiento del orden en la zona.

Además, la normativa establece que toda donación realizada en contexto de catástrofe que permita satisfacer “las necesidades básicas” estarán exentas de todo pago o gravamenen que las afecten.

 

Críticas por demora de decreto

Esta decisión, o la demora de la misma dados los incendios que afectaron a Valparaíso durante la semana pasada, fue criticado por diferentes organismos públicos y privados, principalmente ya que restringía la donación. Desde Levantemos Chile, su director ejecutivo, Nicolás Birrell, cuestionó la omisión de esta resolución del Ministerio del Interior, y aseguró a Publimetro que ello “desincentivó que las empresas hagan donaciones”.

“Los privados -agregó- quieren ayudar sin que eso le genere un costo impositivo del 35%. El decreto incentiva la donación en especies y esto se requiere con más urgencia que nunca”.

El ministro de Santa Cruz, William Arévalo, dice haber estado presente con ayuda durante todos las catástrofes que han afectado a Chile desde el 27F -terremoto 2010- hacia adelante. Sobre la base de su experiencia ha cuestionado activamente la demora del gobierno.

“Esta crisis – aseguró- se ha tomado con una liviandad enorme y estan improvisando con lo ocurrido, no decretar zona de catástrofe en la zona afectada, limta toda la ayuda del municipio en tiempo y forma”.

Según el edíl, esto sucede por que las autoridades no van a terreno, no tienen experiencias en catástrofes y desconocen las verdaderas necesidades de los afectados.

“La experiencia indica – añadió Arévalo- que los gobiernos cometen los mismos errores, las autoridades se van renovando y no tienen la experiencia de catástrofes anteriores”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo