Acoso sexual callejero: 47% de los jóvenes declara haber sido víctima

En contraste, el 63% de la población joven está de acuerdo con que un piropo a una mujer dicho de forma respetuosa no debería causar malestar.

Por Nathaly Lepe

El 27 de abril de 2016, tras su aprobación en la Cámara de Diputados, llegó al Senado el proyecto de Ley que busca sancionar con penas de cárcel que van desde los 61 a los 540 días de cárcel y multas entre los 45 mil y los 910 mil pesos el acoso sexual callejero.

La iniciativa fue derivada a la Comisión de Constitución del Senado para su estudio, el que en lo fundamental tipifica este tipo de acoso en lugares públicos o de acceso público.

Por este motivo, el Ministerio de Desarrollo Social, a través del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), lanzó los resultados de un sondeo donde recoge el conocimiento que existe entre la población más joven de estas acciones.

Aton Chile

La muestra revela, según la cifras entregadas a Publimetro,     que un  47% de las y los encuestados declara haber sufrido alguna situación de acoso sexual callejero, siendo los piropos (88%) y las miradas de forma persistente (81%) los hechos más comunes que han sufrido las víctimas.

Referente a los lugares en donde se concentra la mayor cantidad de este tipo de actos, el 66% de los encuestados afirma que esta situación ocurre principalmente en la calle, seguido de lejos por “la micro” o el metro, con un 20%.

Sobre el estudio, el Director Nacional del INJUV, Nicolás Farfán, sostuvo que “con este sondeo estamos enfocando nuestro actuar en un llamado a los jóvenes del país, para que cambiemos la creencia de que el piropo, el bocinazo o el grito en la calle son algo característico de la cultura chilena. El respeto se debe ejercer desde todos los ámbitos de la sociedad, incluso en partes de libre tránsito. Éste y ningún lugar deben ser un espacio apto para las faltas de respeto o el acoso sexual callejero”.

“Con estos resultados queremos evitar condicionar a vestirnos de una u otra forma, a elegir una ruta específica camino a casa para no encontrarnos con alguien o evitar algún transporte público por temor a que nos griten o a vernos envueltos en una situación de acoso”, agrega.

Otros resultados

La muestra destaca que el 99% de los consultados reconoce comatoso sexual callejero “que una persona desconocida toque la bocina o roce de forma intencional las partes íntimas del cuerpo de otra persona”. Sin embargo, un 40% de los jóvenes considera que si un desconocido toca la bocina de su vehículo, silba o produce sonidos hacia otras personas, esas acciones no constituyen acoso.

Al consultar por la reacción frente a una de este tipo, el 44% de las mujeres jóvenes reconoce que  sentiría incomodidad si proviene de un hombre. Sin embargo, el 48% de los hombres entrevistados se sentiría alegre o se reiría si es acosado por una mujer.

Por otra parte, un 75% de las y los jóvenes declara que cualquier situación de acoso sexual callejero (desde un piropo hasta un agarrón) es violencia, en tanto, el 63% de las y los jóvenes está de acuerdo con que un piropo a una mujer, dicho de forma respetuosa, no debería causar malestar. Los hombres se encuentran en mayor proporción de acuerdo con esta frase (68%), en comparación con las mujeres (58%).

En cuanto al proyecto de ley de respecto, el 81% de las y los jóvenes dice concordar con la existencia de éste. No obstante hay una marcada visión de coles son los tipos de acoso que deberían recibir sanciones graves y algunos que deberían quedar sin sanción o sólo con sanciones leves.

En esta línea, las tocaciones, las persecuciones de forma insistente, las fotografías sin permiso o el acercarse de forma intimidante deberían ser duramente castigadas. Por el contrario, acciones como los comentarios o piropos, bocinazos y miradas incómodas debieran recibir castigos leves o quedar definitivamente sin sanción.

Finalmente la encuesta del Injuv revela que un 84% de los jóvenes está de acuerdo con que en general, cualquier práctica de acosos sexual callejero podría generar traumas en quien las sufra, aunque un 64% coincide con la idea de que las prácticas de acoso son incendiadas  por la forma de vestir y la manera de comportarse de quien las recibe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo