Solo 9% de agresores completa tratamiento en centros para hombres que ejercen violencia contra la mujer

El Ministerio de la Mujer busca prevenir estos hechos tratando a los agresores. Esto, sumado a la amplia red de apoyo que posee para proteger a las mujeres víctimas de violencia.

Por Consuelo Rehbein

Durante la última semana el caso de Nabila Rifo ha puesto nuevamente a la violencia contra la mujer en la agenda pública. Esta víctima perdió sus globos oculares producto de una agresión. Año a año son miles las mujeres que sufren ataques de este tipo, principalmente por parte de sus parejas. Por esta razón, el Ministerio de la Mujer ha seguido trabajando el el fortalecimiento de su red de protección.

Centros para hombres que ejercen violencia 
Estos centros buscan reeducar a los agresores, para evitar la reincidencia.

La violencia contra las mujeres es uno de los principales problemas sociales de nuestro país. Desde el Ministerio nos explican que lamentablemente hoy aún las mujeres, sólo por el hecho de ser mujeres, viven diversas formas de violencia de parte de sus parejas o de su entorno que van desde el control hasta la agresión física.

La violencia afecta a mujeres de cualquier edad, condición económica y social y de cualquier religión. Puede ocurrir al interior de la pareja, en el trabajo, en los lugares de estudio y en los espacios públicos.

Para evitar que los agresores vuelvan a cometer estos actos de violencia, el Ministerio de la Mujer posee una red de "Centros para hombres que ejercen violencia de pareja" (HEVPA). Actualmente son 15, uno en cada región del país.

Actualmente no existe ninguna herramienta que permita obligar a los agresores a asistir a los centros Hevpa.

¿Cómo funcionan?

La atención de estos centros está destinada a hombres mayores de 18 años que ejercen violencia contra su pareja o ex pareja, los cuales llegan por voluntad propia o derivados desde el sistema judicial. El programa tiene como eje fundamental la protección de las mujeres víctimas de violencia de pareja y la detención, disminución y eliminación de esta violencia.

Varias manifestaciones se han realizado pidiendo un cambio cultural de respeto hacia la mujer.

La intervención está enfocada en que los hombres asuman su responsabilidad por la violencia ejercida, renuncien a ella y comiencen un proceso de cambio de sus roles y actitudes en la vida íntima y familiar. Es importante destacar que el principal foco de atención de este trabajo con hombres que ejercen violencia de pareja es la protección de la mujer, de su vida, su seguridad y su integridad física y psicológica, por lo que, se trata de intervención cuyo objetivo es prevenir la violencia hacia las mujeres. Esta intervención con hombres no es una alternativa a la denuncia o a las sanciones penales.

En promedio se atienden poco más de 1.000 hombres por año en estos centro versus 33.000 denuncias de mujeres.

Sin embargo, el gran problema es que desde que se inició el programa hasta hoy solo un 9% de los más de 5.000 agresores que acuden a estos centros, egresan del programa. En contraste, durante 2016 se acogieron más de 33.000 denuncias de mujeres por violencia. Recordemos que asisten por voluntad propia o derivados del sistema judicial, pero no hay ninguna herramienta para obligarlos a asistir.

Sin embargo, las autoridades ya se encuentran trabajando en un mecanismo que de mayor protección a las mujeres. Desde el ministerio señalaron a Publimetro que "han focalizado sus esfuerzos, por una parte, en la prevención, a través de campañas públicas que hacen llamado a la toma de consciencia y el cambio cultural que necesitamos como sociedad para terminar con esta violencia"

Desde el Ministerio hacen un llamado a la toma de consciencia y a establecer un cambio cultural para erradicar la violencia contra la mujer. 

El Ministerio está trabajando por ampliar las herramientas para proteger a las mujeres.

"En este sentido, como gobierno hemos presentado un proyecto de Ley que consagra el derecho de las mujeres a una vida sin violencia, haciendo los cambios necesarios en las legislaciones para que podamos perseguir y castigar de manera más contundente la violencia, además de incluir como delitos situaciones de violencia entre convivientes civiles y entre pololos", señalaron desde la cartera de Mujer, agregando que  "se incorporan tipos de violencia contra las mujeres hasta ahora no considerados como la violencia económica y la violencia simbólica; así como situaciones de violencia en el espacio laboral, y educacional".

Los programas de los centros HEVPA

En relación a la cobertura, cada centro para hombres agresores tiene una cobertura de alrededor de 65 hombres, llegando nacionalmente a atender alrededor de 1050 usuarios por año. Según señala el Ministerio de la Mujer en su portal web "cada centro realiza con un hombre primero una evaluación individual de alrededor de 4 sesiones, en donde se evalúa la situación de violencia, la dinámica familiar, psicológica y los riesgos del caso particular".

Posterior a esto, si el sujeto es aceptado en el centro debe completar un amplio programa que da como resultado su egreso.  Primero, hay 4 sesiones individuales para establecer las reglas del trabajo y metas de cambio personal del sujeto. Luego pasan a un "primer nivel" de 12 sesiones, cuyo objetivo es detener las formas de violencia física, las amenazas e intimidaciones. De ahí corresponde un "segundo nivel grupal" de alrededor de 18 sesiones, donde principalmente se interviene con las formas de violencia psicológica y los micromachismos.

En estos centros la principal misión es erradicar la violencia y mantener a las mujeres a salvo.

Después de egresar del programa, se realiza un seguimiento para evaluar la permanencia de los cambios y gestionar otras intervenciones en casos de reincidencia de hechos violentos, el que dura 9 meses. Cada grupo tiene una capacidad máxima de alrededor de 15 hombres, y los centros realizan de manera permanente 3 grupos con hombres.

En el portal del Ministerio, se señala que "durante todo este proceso de atención los Centros de la Mujer entran en contacto con las mujeres, parejas o ex parejas, de estos hombres, y obtienen de ellas información relevante que es entregada a los Centros de Hombres", esto  para evaluar como evoluciona la situación de violencia.

La misión de los Centros Hevpa es reeducar al agresor. Incluso trabajan en conjunto con los Centros de la mujer. En los mejores resultados se erradica la violencia y se establece una relación de respeto en la pareja.
La misión del Ministerio: erradicar la violencia contra la mujer 

Es por esto, que además de los centros HEVPA, el Ministerio posee una amplia red, compuesta por los Centros de la Mujer, las Casas de Acogida y los Centros Atención Reparatoria a mujeres víctimas de agresiones sexuales.

25 fueron las casas de acogida comprometidas por Bachelet. Ya se han implementado 17 y la 18 se inaugurará este viernes en San Antonio.

Bachelet durante la inauguración de la casa de acogida de Puerto Montt.

En las casas de acogida, se atendieron a más de 1.073 mujeres y 694 hijos y/o hijas que estuvieron en las 35 casas de acogida del país. Las Casas de Acogida son lugares destinados a proteger a las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. Esta agresión generalmente se produce por parte de su pareja, ex pareja o conveniente, y a veces puede ser contra sus hijos e hijas también. Las casas reciben a estas mujeres (y a sus hijos), quienes muchas veces se encuentran en situación de riesgo grave y/o vital, brindándoles alojamiento, alimentación y servicios, además de atención psicosocial y jurídica. Una parte vital del proceso, es también el apoyo para la reelaboración de su proyecto de vida.

El programa de gobierno comprometió 25 nuevas casas, ya se han implementado 17 y este viernes se inaugura una más en San Antonio.

 

A continuación exponemos las herramientas dispuestas por el Ministerio de la Mujer, para velar por la seguridad de las mujeres y combatir estos hechos de violencia:

 

  • Centros de la Mujer: entregan atención sicológica, asistencia social y jurídica. Hay 103 centros en las 15 regiones del país.

 

  • Casas de Acogida: ofrecen protección temporal a las mujeres y sus hijas e hijos que se encuentran en situación de riesgo grave y/o vital por violencia de parte de su pareja. Hay 40 casas. Al final del gobierno tendremos 48 en las distintas regiones.

 

  • Centros de Atención Reparatoria a Mujeres Víctimas de Agresiones Sexuales: entregan psicoterapia reparatoria, acompañamiento y/o representación judicial, atención psiquiátrica y atención social a mujeres que han sufrido violencia sexual. Hay 3 centros ubicados en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y del BíoBío.

 

  • Centros de Reeducación de hombres que ejercen violencia de pareja (HEVPA): la violencia es aprendida. Los hombres pueden aprender a reconocerla y escoger no ejercerla. Se busca disminuir los niveles de violencia hacia las mujeres y favorecer su seguridad y protección. Estos centros están presentes en las 15 regiones del país.

 

  • Casa de Acogida para Mujeres Vulneradas por la Trata de Personas y Migrantes en Situación de Explotación: Ofrece un espacio de residencia temporal y seguro a mujeres mayores de 18 años junto a sus hijas o hijos –menores de 14 años-, que se encuentran en situación de riesgo por haber sido vulneradas por el delito de Trata de Personas, independientemente de la forma de explotación (sexual, laboral, servidumbre, entre otros), y de la nacionalidad de origen y su etnia.

 

  • 800-104-008: Fono Sernameg orienta a mujeres que viven violencia y a testigos sobre qué hacer y dónde acudir. A cargo de especialistas en violencia contra las mujeres, atiende las 24 horas del día, todos los días. Es gratis y se puede llamar incluso sin saldo en el teléfono celular.

 

  • Dispositivo de emergencia: Cuando una mujer está en situación de riesgo vital por causa de violencia, el Sernameg habilita un dispositivo de emergencia en su teléfono celular para que ella pueda contactarse en cualquier momento con personal capacitado para la contención y la atención inmediata de su caso. Así se pueden realizar las coordinaciones necesarias con las policías, servicios de salud u otras instituciones para apoyarla. Este dispositivo se habilita sólo a mujeres con riesgo grave o vital y tiene una duración de 6 meses, siendo susceptible de ser renovado en caso de ser necesario.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo