Dan luz verde a proyecto que aumenta reservas de agua potable de Santiago para emergencias climáticas

El plan busca reforzar la producción del Vita elemento destinado la Región Metropolitana.

Por Aton Chile

La Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana dio luz verde al proyecto Pirque de Aguas Andinas, un proyecto de infraestructura que reforzará el sistema de producción de agua potable de la capital.

“La aprobación de este proyecto es una muy buena noticia para Santiago, ya que hará a la ciudad más resiliente a los efectos del cambio climático”, explicó Guillermo Pickering, presidente de Aguas Andinas.

“El proyecto Pirque se enmarca en nuestro plan de inversiones 2015-2020 por US$ 830 millones, que pone el foco en asegurar la continuidad de nuestro servicio y hacer un uso eficiente de los recursos hídricos”, añadió.

El proyecto Pirque consiste en la construcción de seis estanques de reserva de agua cruda que en conjunto podrán almacenar un volumen estimado de 1.500.000 m3, que en caso de emergencia serán potabilizados en las plantas del Complejo Vizcachas. La inversión asociada es de $ 60.000 millones

Esta reserva de agua es el proyecto principal de la Fase II de obras de seguridad con las que la sanitaria busca hacer frente a los efectos de la transformación en el clima del planeta. En los últimos años se han hecho más frecuentes las lluvias cordilleranas con isoterma cero altas que pueden provocar aludes y desbordes de ríos, lo que genera turbiedad extrema en los cauces y pueden llegar a impedir la potabilización del agua.

“Ahora que tenemos la autorización ambiental, entramos a la etapa de licitación de obras y construcción. Nos hemos comprometido a que los estanques estén en operación en 2019”, resaltó Pickering.

Una vez en funcionamiento, los estanques elevarán a 32 horas la autonomía de abastecimiento para la ciudad de Santiago, que es de nueve horas desde fines de 2013, cuando entró en operación la Fase I de obras de seguridad luego de una inversión de $ 47.000 millones.

“Hasta ahora no hemos enfrentado eventos de turbiedad de más de 32 horas de duración, pero no se puede descartar que los veamos en el futuro. Por eso, ya estamos analizando con las autoridades sectoriales propuestas para elevar la autonomía del sistema a 48 horas”, recordó el presidente de la sanitaria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo