Habla el único Viejito Pascuero de Sudamérica titulado en la Universidad de Santa Claus: "Casi repetí el ramo de conducción de renos"

Se trata de un chileno que, cuando no es Navidad debe usar el nombre de Guillermo Bravo. Aquí recuerda cómo fue estudiar en 2012 para titularse de Pascuero.

Por Jaime Liencura

Convertirse en Viejito Pascuero profesional no es fácil y así lo explica a Publimetro el San Nicolás chileno titulado en la Universidad de Santa Claus de Estados Unidos. Este personaje, que después de diciembre debe usar el apodo de Guillermo Burgos (60) para desplazarse por Talcahuano, cuenta que ha sido el único de Sudamérica en obtener la certificación por la International University of Santa Claus de California, Estados Unidos.

Relata que llegó ahí tras tomar contacto con Tim Connaghan, un norteamericano que trabaja en Hollywood como Santa y que fue el fundador de la universidad. Hoy, en Chile, recuerda cómo fue el duro proceso académico que enfrentó en 2012, en ese país que queda más cerca del Polo Norte.

– Sáqueme de la duda, viejito, ¿qué le enseñan a uno en la Universidad de Viejitos Pascueros?
– Impostación de la voz, clases de teatros, cómo trabajar con los niños. Me acuerdo que nos enseñaron el tema de la regla de los tres segundos: el papá tiene que traernos el niño de espaldas, lo sientan en mis piernas y en menos de tres segundos, el fotógrafo debe disparar. Después de eso los niños se ponen a llorar, pero eso ya es materia de otros ramos.

El Viejito Pascuero y un impostor en el letrero de una bebida Gentileza

– ¿Y habrá algún un ramo para la risa?
– Sí, pero el nombre oficial es de impostación de la voz. Ahí te enseñan a respirar, a sacar un buen y contundente “jojojo”. También puede ser más fuerte, pero siempre manteniendo la jota con sonido aspirado.

– De todos los ramos, ¿cuál fue el que le costó?
– A ver, hubo ramos muy entretenidos, como por ejemplo cómo firmar contratos…

– Esos son importantes, oiga…
– Claro, pero también hay otros como el de magia, el de trabajo en televisión. Yo creo que el que más que costó fue el de conducción de renos. Ese casi me lo "eché".

– No me diga… ¡O sea, la Navidad estuvo apunto de desaparecer!
– Casi, pero no. Lo que pasa es que en Chile uno puede manejar caballos, pero ocho renos, es complicado. Casi quedé repitiendo ese ramo pero al final lo pasé.

– Imagino que estudiar fue duro…
– 
Claro, yo salía a practicar al balcón de la casa en la que estaba para reírme como Santa. Estuve varias semanas ensayando el jojojo. ¡Es que es no es tarea fácil!

– ¿Y existe la opción de acceder a la gratuidad en la carrera de Viejito Pascuero?
– Gratis, gratis, no, porque al final igual hubiese tenido que pagar. Yo pagué de una. Es que además el CAE está muy alto en Estados Unidos, entonces no me convenía.

Al viejito, que se le puede contactar en la página web www.elviejitopascuero.cl también aprovecha de mandar un saludo a sus más cercanos como los duendes con los que trabaja en el Parque Arauco. Allí está tomándose fotos con los niños de forma gratuita en horario de Mall.

"Quisiera mandar un mensaje especial a Guillermo y a Francisco, también a mis duendes y a los mis cofrades, de la séptima compañía de Bomberos de Talcahuano, con asiento en la Naval. Esos sí que son chicos buenos"

– Y hablando de chicos buenos y malos ¿le han escrito los candidatos presidenciales?
– Sí, he leído sus cartas.

– ¿Va a favorecer a uno por sobre otro?
– Voto, pero no voy a favorecer a ninguno: en ese sentido soy "apolítico"

– Finalmente, ¿le habrá llegado mi carta?
– Sí, me llegó… pero no te portaste muy bien este año.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo