"No extingan la esperanza de sus corazones": Francisco abogó por los migrantes y refugiados en el Día Mundial de la Paz

El Papa comenzó su mensaje recordando a los más de 250 millones de inmigrantes que hay actualmente en el mundo, de los que 22,5 millones son refugiados.

Por Agencias

El Papa Francisco realizó su tradicional homilía de año nuevo, destacando en su discurso ecuménico la necesidad de respaldar y acoger a los migrante y los refugiados, realizando un llamado global para que se atiendan sus necesidades de manera perentoria.

Francisco calificó de "larga y peligrosa" la ruta de los migrantes y refigiados, en su búsqueda por un futuro mejor. El primero de enero ha sido designado, por la iglesia católica, como el de la Paz Mundial, efeméride que también fue recordada por el sumo pontífice desde la Plaza San Pedro, ante una asistencia estimada de 40.000 personas.

"Por favor, no extingan la esperanza de sus corazones y nosotros no sofoquemos sus deseos de paz", comentó Francisco quien clamó por derechos civiles, educacionales y de salud, para quienes han sido desplazados por diversas vías de sus hogares.

Francisco, quien visitará Chile este mes, abogó por un "mundo más solidario y acogedor", y dijo que en el día de hoy se quería hacer eco "de nuestros hermanos y hermanas que invocan para su futuro (de los inmigrantes y refugiados) un futuro de paz.

El papa difundió el pasado noviembre el mensaje para esta Jornada Mundial de la Paz, en el que se muestra contrario a quienes incitan al miedo a los inmigrantes a veces con fines políticos, pues crean solo racismo y violencia.

"Los que fomentan el miedo hacia los inmigrantes, en ocasiones con fines políticos, en lugar de construir la paz, siembran violencia, discriminación racial y xenofobia, que son fuente de gran preocupación para todos aquellos que se toman en serio la protección de cada ser humano", escribió el pontífice en ese mensaje.

Francisco comenzó su mensaje recordando a los más de 250 millones de inmigrantes que hay actualmente en el mundo, de los que 22,5 millones son refugiados.

El Papa recordó a los gobernantes que "tienen una responsabilidad concreta con respecto a sus comunidades, a las que deben garantizar los derechos que les corresponden en justicia y un desarrollo armónico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo