Chile, un país migrante: brazos abiertos y reglas claras

  • Senadora de Amplitud

Desde mucho antes de que Donald Trump centrara el foco de su campaña en el tema migratorio con México y el Medio Oriente y mucho antes que el éxodo provocado por el conflicto en Siria, el tema migratorio ha sido una cuestión relevante en las políticas públicas de las sociedades modernas desde la segunda mitad del siglo pasado.

Chile, en particular, no ha sido la excepción a esta realidad.

La bonanza económica que ha vivido el país en las últimas décadas en comparación a sus vecinos en la región ha convertido a Chile en un polo migratorio muy atractivo, generando un problema difícil de ignorar: la migración irregular.

Es por lo anterior que en Amplitud hemos decido tomar cartas en el asunto y, como siempre, ser proactivos. Diseñamos nuestras propuestas en base a lo que consideramos es el problema y las llevamos a La Moneda, siendo el primer y único partido de oposición en hacerlo.

Proponemos un porcentaje de migración programada. Como lo hicieron y hacen hasta hoy día países como Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Malasia y Singapur. Es indudable que nuestro país requiere de la mano de obra migrante y ella es bienvenida. Junto a ella, nuestro país necesita invertir en ciencia y tecnología, por lo que atraer a esos talentos resulta necesario. Consideramos que de cada 100 visas otorgadas por el Servicio Nacional de Migraciones que se propone crear, tres de ellas necesariamente deba ser a un profesional extranjero sea del área de la salud o tecnología.

Respecto de ciudadanos extranjeros que hubieren sido condenados en sus países de origen o en otro país, por delitos en general, con exclusión de cuasidelitos y delitos considerados de peligro, se encuentre esta ejecutoriada o no, promoveremos el rechazo a cualquier forma de otorgamiento de visa para esa persona.

Proponemos autorizar excepcionalmente a médicos generales o especialistas para ejercer su profesión o especialidad en el país, sin necesidad de rendir los exámenes exigidos para ello, o celebrar convenios de reconocimiento con países cuyas mallas curriculares sean similares a las nuestras, en caso que una emergencia sanitaria así lo hiciere necesario.

Por último, para evitar gastos al Estado, Amplitud propone que todo extranjero que visite nuestro país deba contar con un seguro médico que cubra todas las atenciones de urgencia mientras esté en suelo chileno.

Queremos con lo anterior alejarnos a las erróneas consideraciones de sectores como Chile Vamos, que opinan que la inmigración conlleva aumento en la delincuencia, ya que cifras oficiales declaran que de cada 100 delitos perpetuados, sólo uno es cometido por un inmigrante.

Esperamos que nuestra propuesta sea considerada por el Gobierno, convirtiéndose pronto en un proyecto de ley con la urgencia necesaria que requiere un tema con tal relevancia como éste. Para Amplitud, Chile es un país que debe tener sus brazos abiertos a todos, pero con reglas claras y justas.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro