Disímiles adaptaciones literarias

  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista de Radio Zero.

Como suele ocurrir en esta época del año, la cartelera se llena de estrenos interesantes, muy distintos entre sí, lo que a veces obliga a intentar hablar de más de uno a la vez, y así pasa esta semana, con tres nuevos títulos basados en la literatura. En su cuarto filme como director, cuatro años después de "Argo", Ben Affleck vuelve a adaptar una novela de Dennis Lehane (como en su debut como cineasta: "Desapareció una noche"), ahora en un género que muchos realizadores anhelan abordar: las películas de gánsters.

Pero en verdad a Affleck le queda grande el desafío: de partida, porque no sólo dirige sino además por primera vez escribe en solitario el guión y también interpreta el rol central, en un clásico relato de ascenso al poder donde se ponen en juego principios morales, el amor, las lealtades y las posibilidades de redención.

Nada nuevo bajo el sol, pero si está bien armado el conjunto puede convencer, lo que no ocurre en este caso: como guionista, Affleck se enreda y se vuelve reiterativo, como actor se muestra limitado y monocorde, y como director comienza de manera sólida y cautivadora, para luego alargar el relato y perder el rumbo y el ritmo, recuperándolo sólo en contados momentos.

Pero hay que reconocer que la ambientación en el Boston y Florida en los años de la Prohibición es espléndida, y que algunas escenas violentas o de tiroteos están muy bien resueltas.

A su vez, el primer estreno chileno del año, "Vida de familia", se exhibió en estos días en el Festival de Sundance y une a dos de los directores más reconocidos de la última década en el cine local: Cristián Jiménez ("Ilusiones ópticas") y Alicia Scherson ("El futuro"). Adaptando un cuento de Alejandro Zambra (quizá capturando su texto de manera más lograda que en "Bonsái", del propio Jiménez), la película resume muy bien las virtudes de ambos realizadores, y destaca por su ritmo fluido y ligero, su tan particular humor -con aciertos en los diálogos y en detalles como las episódicas apariciones de la empleada-, por el logrado retrato de un protagonista abúlico y gris (eficazmente encarnado por Jorge Becker) que a pesar de todo logra caer bien al espectador, y en especial por la capacidad de observación y atención a los detalles, y cómo está utilizado el espacio físico.

Y aunque sólo se estará exhibiendo en dos cines de Santiago, vale la pena recomendar una de las adaptaciones más memorables a la pantalla de la novelista Jane Austen: "Amor y amistades", quinto largometraje del realizador estadounidense Whit Stillman, y el primero suyo que se exhibe en Chile.

En vez de hacer un pesado y encorsetado film de época, el director desarrolla un entretenido y dinámico retrato social que aunque esté ambientado en la Inglaterra del siglo XVIII, se mantiene contemporáneo y válido en nuestros días con su mirada a los vaivenes emocionales y las estructuras de clase.

Se luce el elenco encabezado por una radiante Kate Beckinsale, y la dirección de arte, vestuario y uso de la música merecen aplausos. Muy buena.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro