Inclusión laboral… larga espera

  • Presidenta Fundación Tacal

El 11 de enero debía votarse la ley de cuotas para personas con discapacidad. Sin embargo, una vez más fue aplazada. Desconozco las razones que impiden legislar sobre una norma tan esperada por más de 2 millones de personas. Pero tengo claro que es imperativo avanzar en esta materia. No se trata del número de personas con discapacidad que la empresa incorporará, sino de romper prejuicios e impulsar un cambio cultural.

Sería importante conocer tú opinión al respecto. ¿Crees que la realidad en materia de empleo ha cambiado para las personas con discapacidad? ¿Que todos tenemos los mismos derechos? ¿Tú has hecho cambios en favor de la inclusión? Si tu respuesta es sí, parece que no todos piensan lo mismo.

Hace unos días se le impidió a una persona con síndrome de Down bañarse en una piscina. La familia presentó acciones legales, que espero prosperen al alero de la ley Zamudio. Sin embargo, da pena darse cuenta que cada cierto tiempo los prejuicios y el miedo a lo que desconocemos, ganen algunas batallas e impidan la plena inclusión.

En Chile las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Este es un imperativo de nuestra Constitución. En esta lógica, el empleo es fundamental, implica desarrollo y crecimiento. Permite sentirse parte, y en el caso de las personas con discapacidad -además- aporta a su autonomía.

Es imperativo seguir avanzando. No basta el empleo, una vez que lo tienes, hay que dar el siguiente paso, ir por un empleo de calidad, digno y bien remunerado. Donde se permita participar en igualdad de condiciones, donde las competencias sean la razón del contrato y pueda surgir si tengo las competencias para ello.

¿Cómo enfrentamos este desafío? Con un esfuerzo legislativo… que hoy pareciera estar en una larga espera.

Insisto en concretar la discusión de la ley de cuotas. Ya se estableció que las empresas con más de 200 trabajadores deberán incorporar al menos el 1% de personas con discapacidad. Se determinó que habrá un plazo de un año para que ninguna empresa se excuse frente al tema. Es más, se están definiendo medidas alternativas, por ejemplo, si no hay interés de personas con discapacidad por emplearse en determinada industria.

La base está, debo pensar que los parlamentarios están tomando todos los resguardos para que la ley sea aplicable y no se convierta en letra muerta, incorporando la figura de la intermediación laboral, herramientas de capacitación que apunten a las necesidades de mercado. Cada uno de estos aspectos permitirá romper prejuicios.

Espero que en algunos años, ojalá no muy distantes…. Ya no se requiera de una Fundación Tacal para lograr la inclusión laboral de las personas con discapacidad. Ahí cerraremos las puertas y diremos: ¡Cumplimos!

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro