Arauco somos todos

Por Hugo Tagle
  • Capellán UC. Twitter: @hugotagle

Ha habido gestos de gran nobleza y conmovedores en esta tragedia de los incendios. No nos dejemos amilanar por la amargura de los corazones que han iniciado mucho de estos fuegos. No vencerán. El odio destruye; el amor y el perdón vencen. Nos hemos recuperado de tragedias peores. Tras las cenizas y humareda, se pueden reconstruir ciudades más hermosas, más seguras, más humanas. Que esta calamidad de paso a la alegría y la esperanza.

Ha circulado por las redes la propuesta de suspender el Festival de Viña del Mar. ¡De ninguna manera! Se debe celebrar con gran alegría. Así como todos los demás festivales programados.

Nada peor que dejarse vencer por el odio, el rencor y el resentimiento.

Sí se le puede dar un sentido solidario a los festivales, recordar dentro de su parrilla programática la ayuda a las zonas más perjudicadas. No dudo que lo harán. Por lo tanto, ¡que los festivales de verano, comenzando por el de Viña, sean signo de unidad, alegría y amor al arte y belleza!

No puedo dejar pasar la oportunidad de felicitar a la comunidad mapuche Pillán Mapu Malchehue, en Panguipulli, que envió toneladas de fardos de forraje para campesinos afectados por los incendios. Este hermoso gesto de ayuda llega en medio de las especulaciones en redes sociales donde se asegura que serían mapuches los autores de distintos focos incendiarios.

Un signo concreto de ayuda en la tragedia que sufren compatriotas y una parte no menor de comunidades hermanas suyas. Así como ellos, también han hecho gestos similares muchas otras comunidades de pueblos originarios. Es de esperar que estos gestos se sigan produciendo en el futuro, ya que esto de ayudar recién comienza. Estaremos en la reconstrucción de casas, poblados, calles y campos mucho tiempo. Los mapuches son una de las muchas etnias que enriquecen nuestro territorio. Arauco somos todos. Nadie puede arrogarse una cierta exclusividad o dominio sobre su cultura, idioma o terrenos. La inmensa mayoría de los mapuches son cristianos. Es una cobardía miserable el que algunos pocos afiebrados les quieran quitar incluso su fe. Se han quemado cobardemente varias iglesias y capillas cristianas. Los que lo hacen claramente no son mapuches. Los desprecian. No entienden nada sobre ellos.

A raíz de los incendios, pasaron inadvertidas una serie de reuniones en Temuco entre representantes de comunidades mapuches, autoridades locales e Iglesia. Conversando se entiende la gente. Ojalá que sus conclusiones sean escuchadas y aplicadas para, por fin, encontrar caminos de encuentro y progreso para ellos y toda la región. Chile merece la paz. Los más pobres, muchos mapuches, se la merecen. Es un menosprecio a los que menos tienen alimentar discordias artificiales y negarse al diálogo. Que el inicio del año nos pille más reconciliados. Muchos han sufrido demasiado. Chile es tierra de encuentro, de unidad, de paz. Hagamos que sea realidad. ¡Y que Dios bendiga a todos los voluntarios y profesionales en el combate a los incendios!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo