Nuestra diferencia cultural con la derecha

Por Maya Fernández
  • Diputada del Partido Socialista

Algo que diferencia a los sectores progresistas con la derecha en el plano cultural es la defensa y promoción de las libertades individuales. En estas épocas en que la despolitización es una característica de nuestra sociedad, creo importante mostrar posiciones para que la ciudadanía pueda formarse su opinión sobre el sentido de los debates públicos que se desarrollan y la orientación del orden social que se está construyendo.
En la derecha existe un espíritu conservador que tiende a promover un control moral de las personas, lo que en términos prácticos se traduce en una perdida de la libertad individual. Los sectores progresistas sustentamos una posición diferente: defendemos la libertad individual para que cada quien desarrolle su vida personal según sus preferencias, lo que se traduce en una valoración de una sociedad con diversidad cultural.
La defensa de la libertad individual proviene de la tradición democrática del progresismo de nuestro país. Es en ese marco que se defienden las libertades personales en contra del autoritarismo moral. Imaginar una sociedad diversa y tolerante, donde las personas puedan desarrollar sus formas de vida, es lo que nos guía. Las libertades culturales chocan con una concepción autoritaria de la derecha.

El Estado es un elemento esencial para las personas y su desarrollo como individuos: es un generador de oportunidades.

Defendemos la necesidad de contar con un Estado que tenga un rol preponderante en la vida social para asegurar las libertades de las personas. Tener menos Estado no es sinónimo de más libertad; todo lo contrario, cuando las relaciones sociales no son reguladas por un ente político democrático, lo que ocurre es la pérdida de libertad de las mayorías a costa de los más poderosos. En democracia, el Estado cumple la función de regular al poderoso para que no atente contra la libertad de las mayorías.
Tal vez el debate sobre el aborto es el que refleja de mejor manera nuestra diferencia con la derecha en materias de libertades de las personas. Cuando planteamos que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su cuerpo estamos sosteniendo la libertad personal. Ante ello, la derecha propone la sanción como forma de disciplinar una conducta que creemos que corresponde al ámbito de la vida privada de las personas. El camino que ofrece la derecha es la persecución y criminalización de quienes abortan, incluso en casos de violación, lo que constituye una insensibilidad que condena a las mujeres que tienen que vivir esta situación al desamparo y el aislamiento. La derecha sacrifica la libertad por su autoritarismo moral dando un trato indigno a las mujeres.
En el presente, la derecha quiere perseguir a las mujeres por abortar atacando sus libertades individuales. Nosotras, las progresistas, creemos en las personas por igual y, por ello, estamos comprometidos con sus derechos individuales.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo