Que no le pasen posverdad por liebre

Por Magdalena Piñera
  • Profesora

El diccionario de Oxford definió la palabra “posverdad” como el fenómeno que ocurre cuando "los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales".

La posverdad no es una simple mentira, es el resultado de la mezcla de una verdad presentada intencionalmente a medias, mezclada con falsedades, con el fin de producir un efecto generalmente político. La posverdad es como un sándwich: una mentira entre dos medias verdades. Y fue un arma muy utilizada por ambos bandos en la última campaña presidencial en Estados Unidos.

Antes de internet, generalmente nos informábamos de las noticias nacionales e internacionales a través de los diarios, radios y TV.

Hoy la web y las redes sociales nos ofrecen acceso, a cualquier hora y lugar, a cientos de medios de prensa que conviven con otras tantas fuentes de información. Por eso frecuentemente nos pasa que sabemos sobre un hecho o un dato pero no nos acordamos dónde y cuándo lo conocimos. A lo mejor fue en Facebook, en la TV o en Twitter.

Además de la avalancha informativa, tenemos poco tiempo para leer completas las noticias y generalmente nos quedamos con el titular y la foto. Y muchas veces pasa que al leer entera la nota de prensa nos damos cuenta que el titular refleja más la opinión o la interpretación del autor que la verdad de la noticia. Por ejemplo, un día nublado con lluvia puede ser para algunos un “día feo” pero para otros un “día bonito”.

Si a la enorme cantidad de información y el poco tiempo para leer, le agregamos que, según la Ocde, el 53% de los chilenos adultos tenemos un bajo nivel de desempeño en comprensión lectora y que además somos un país que desconfía de la mayoría de sus instituciones, nos encontramos con la “tormenta perfecta” para ser “portadores”, “transmisores” o víctimas de la manipuladora posverdad.

Si el objetivo del “cuento del tío” es estafarnos, la posverdad busca manipularnos utilizando nuestras emociones y creencias para que apoyemos o rechacemos un determinado asunto. La posverdad puede encontrarse en un medio de prensa o en una red social, puede presentarse bajo la apariencia de una noticia, opinión o testimonio. Por ello es mucho más difícil de descubrir que una mentira común.

Probablemente no existe un antídoto contra la posverdad, simplemente porque no hay medios de prensa, comunicadores ni líderes de opinión que sean dueños de la verdad. Pero sí podemos evitar ser manipulados manteniendo un juicio crítico, es decir, cuestionando la veracidad o precisión de lo que leemos o escuchamos, informándonos a través de diferentes medios, comparando la información que se entrega y separando en la noticia los hechos reales de las interpretaciones.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo