Santiago, ciudad viva

Por Magdalena Piñera
  • Profesora

Hoy se realizará el Seminario Internacional “Por un Santiago Humano y más Resiliente”, una de las actividades más importantes del “Mes de la Ciudad”, organizado por la Intendencia de la Región Metropolitana. Junto con dialogar y reflexionar sobre el presente y futuro de nuestras ciudades, en este encuentro se presentará la primera Estrategia de Resiliencia de Santiago, con el objetivo de construir una ciudad más conectada, segura, sostenible y verde.

Han transcurrido 476 años desde que Pedro de Valdivia fundó nuestro querido Santiago a los pies del cerro Santa Lucía. Hoy con más de 7 millones de habitantes repartidos en las 52 comunas que integran la Región Metropolitana, y a pesar del Transantiago, la contaminación, el estrés y la sobrepoblación, la gran mayoría de los santiaguinos quiere a su ciudad. Así lo reveló la última encuesta de percepción y opinión pública de la Región Metropolitana, donde un 87% evaluó con notas entre 5 y 7 su calidad de vida en la capital.

¿Qué rincones de Santiago le mostraría usted a un visitante extranjero? Según el estudio citado, el ranking de atracciones turísticas lo encabeza el cerro San Cristóbal, seguido por el Santa Lucía, el Zoológico, la cordillera, La Moneda y la Plaza de Armas.

Y es que más allá de su belleza arquitectónica, cada uno de estos lugares no sólo forma parte de la historia y patrimonio cultural de Chile, sino también de nuestras propias historias personales. Basta con pasar por alguno de aquellos lugares para que la memoria nos regale imágenes y emociones de nuestra infancia o de otros momentos vividos que parecían olvidados.

El olor a harina tostada del pasaje Matte en la Plaza de Armas, el eterno salto del corcho de neón cerca del Parque Bustamante, la vitrina de la juguetería "Ameluz" en la Galería Imperio entre Huérfanos, San Antonio y la calle Estado, entre tantos otros lugares de Santiago, tienen el poder de evocar recuerdos y sensaciones particulares en cada uno de sus cientos de miles de transeúntes. Este rasgo refleja a la ciudad como el espacio público por excelencia, capaz de dar sentido de pertenencia e identidad tanto a la comunidad que acoge como a los individuos que la conforman.

Por ello es importante no sólo conocer el valor patrimonial de los edificios, barrios y paisajes que nos dejaron las generaciones anteriores, sino también conservarlos y mejorarlos para entregarlos como legado a nuestros hijos y nietos. En ese legado se van reuniendo las huellas de los chilenos del siglo XIX y XX con las de los chilenos del siglo XXI, por eso Santiago es una ciudad viva.

Un ejemplo de lo anterior es el cerro San Cristóbal, hoy Parque Metropolitano de Santiago, que este año cumple 100 años de vida. La Virgen María que corona su cumbre fue instalada en 1908 después que las partes de la monumental estatua fueron subidas sobre troncos tirados por yuntas de bueyes. Posteriormente el intendente y periodista Alberto Mackenna creó un sistema de regadíos, inició su forestación y construyó los caminos que hoy nos permiten llegar a la cumbre y la Pirámide. En 1925, inauguró el zoológico, el funicular y el Torreón Victoria.

Gracias al primer esfuerzo de Mackenna y al trabajo de los chilenos que continuaron su obra, hoy más de 4 millones de personas disfrutan de este gran parque. Vivamos la ciudad más a fondo, soñemos como Mackenna con un Santiago más acogedor, conozcamos la historia de nuestros barrios, y cuidemos su presente para los chilenos del futuro.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo