La profesión más importante que hoy valoramos poco

Por Rodrigo Tupper
  • Gerente general de Fundación Portas

Desde el año 2014 que se organiza el Premio Global al Maestro, que se entrega “el Premio Nobel de la Enseñanza” a un docente que realmente se distinga en su disciplina. Este año se recibieron más de 20.000 nominaciones de 179 países y se seleccionó a 50 finalistas. La cumbre de la educación, que se llevó a cabo en Dubai este mes, terminó con la elección del mejor profesor del planeta. Y hubo un hecho motivante e importante para nuestro país: entre los 50 mejores profesores del mundo, fueron seleccionados dos de nuestros docentes.

Este premio, que se les entrega a los maestros más innovadores y comprometidos del mundo y que, además, estén teniendo un impacto inspirador en sus alumnos y en su comunidad, consta de un millón de dólares. Este año se lo llevó Maggie MacDonnell, una profesora que enseña en un remoto pueblo de la comunidad inuit, llamado Salluit, en el Ártico canadiense, reconocido por su altísima tasa de suicidios.

Yo me pregunto cuántos miles de Maggies deben existir en el mundo, que ejercen una labor silenciosa, de vocación y que sueñan que cada uno de sus alumnos pueda lograr un mejor futuro gracias a la educación.

Estos profesores y profesoras logran que los estudiantes accedan a una mejor calidad de vida, rompiendo el círculo de la pobreza al otorgarles herramientas para cambiar su realidad.

La persona que está detrás de este premio es un indio, Sunny Varkey, y creó precisamente esta instancia para recuperar el estatus y el reconocimiento que alguna vez tuvo la profesión docente. En Chile, según las estadísticas, hay 220 mil profesores en todo el país. Más del 70% son mujeres, ganan casi $600 mil al quinto año de ejercicio y, entre 1° básico y 4° medio, cada niño pasa cerca de 12 mil horas junto a un profesor. Si calculamos, nuestros jóvenes y niños pasan desde los 9 años hasta los 17, la mitad de su tiempo acompañados por sus profesores y ellos son los encargados de su formación. A pesar de la importancia que tiene un docente en la vida de sus alumnos, la valoración social de esta profesión se ha perdido durante los años.

Se ha discutido mucho sobre cómo mejorar la calidad de la educación, pero también habría que trabajar más profundamente el principio de que, para lograr una educación de calidad, se deben tener docentes que se sientan valorados y respetados en su profesión, ya que ser profesor es estar llamado a entregar un servicio profundamente social, tener el deseo de impactar en la vida de las personas, conjuntamente con las ganas de mejorar la sociedad.

Al igual que Mario Santibáñez y Eligio Salamanca, los dos profesores chilenos que están entre los 50 mejores del mundo, hay que apostar por la educación, ellos demostraron que la educación es la herramienta más importante y trascendental para combatir la pobreza.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo