Áreas verdes: el retroceso de Recoleta

Por Daniel Farcas
  • Diputado PPD por Conchalí, Huechuraba y Renca

La semana pasada, junto a vecinos de Recoleta, intentamos en vano impedir la tala de árboles en el Parque calle G, donde la municipalidad insiste en construir un jardín infantil.

No logramos detener la acción de las motosierras mientras los vecinos del barrio rogaban que no cortaran “sus” árboles. Son suyos, los árboles, las plazas, el espacio público es nuestro y es valiente que los vecinos hayan encarado esta decisión unilateral de la Municipalidad.

Fue una situación triste, pero también ingrata. pues nos enfrentamos a una respuesta desproporcionada de Carabineros.

Es evidente que los jardines infantiles son necesarios. Estamos a favor de ello, pero no que se haga sobre un parque en vez de gestionar otro espacio.

Es por eso que, aun cuando los árboles ya fueron talados, presentamos ante la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de “no innovar”, para impedir la destrucción del Parque calle G.

No es posible que eliminar un parque sea una alternativa en una comuna que tiene menos de 2 metros cuadrados de áreas verdes por habitante, en relación con los 9 que recomienda la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Este déficit es muy similar al que se vive en otras comunas de la zona norte de RM como Renca, Pudahuel, Cerro Navia, Renca, Quinta Normal, Independencia, Huechuraba y Conchalí.

Conozco dichas comunas de cerca y por ello entiendo la frustración de los vecinos. Las áreas verdes y el espacio público son fundamentales para la calidad de vida de las personas. Generan interacción social y permiten realizar actividades recreativas, deportivas y culturales. Esto además de sus implicancias ecológicas. Junto con ello el uso de estos espacios públicos permite generar acciones de prevención en materia de seguridad pública.

Es sorprendente que mientras el Gobierno lanza el plan nacional “Chile Área Verde”, que se está implementando para subsanar este déficit, la Municipalidad de Recoleta vaya en la dirección contraria.

Preservar parques y plazas es un imperativo. En Santiago hemos ido progresivamente entendiendo la necesidad de cuidar estos espacios, lo que se vio en la reacción de los vecinos de Recoleta. Esta responsabilidad, sin embargo, debe ser compartida por las autoridades, de otra forma, estaremos retrocediendo y perjudicando a quienes habitan la ciudad.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo