Estados Unidos y el calentamiento global

Por Raúl Sohr
  • Analista internacional

El año pasado fue el más caluroso desde que se llevan registros. A la par fue el año en que se observó un alza sin precedente de dióxido de carbono en la atmósfera, el principal gas causante del efecto invernadero. Este 2017 sigue los pasos del precedente mientras se observa una disminución récord de los hielos árticos en invierno. Estas son algunas de las constataciones hechas por la Organización Meteorológica Mundial (OMM). A ella se suman los informes de la agencia espacial estadounidense, la Nasa, y la Oficina Meteorológica británica. Un conjunto de instituciones que nadie, en su sano juicio, podría acusar de coludirse para impulsar una agenda sobre cambio climático.

Petteri Taalas, secretario general de OMM, que es una agencia de Naciones Unidas, cruzó lanzas con las campañas estadounidenses que niegan que el calentamiento global es causado ante todo por actividades humanas. Los escépticos ante este fenómeno admiten que hay un alza de la temperatura, pero no saben a qué atribuirla. Podrían ser ciclos solares dicen algunos y otros apuntan a que situaciones similares ocurrieron en épocas remotas cuando no había emisiones. En conclusión, ante la duda recomiendan abstenerse de emitir un juicio y menos aún tomar medidas.

Taalas discrepa de lleno pues a su juicio: “El cambio climático causado por actividades humanas es ahora un hecho verificable empíricamente. Año tras año se observan las emisiones de gases de efecto invernadero adicionales y sus consecuencias. Aquellos que disputan este vínculo no son escépticos, sino que son negadores de la ciencia”.

En realidad casi el único país donde existen las dudas es en Estados Unidos, donde las encuestas muestran bajo interés por el calentamiento global y sus efectos.

En una muestra, sólo el 30 por ciento de los consultados respondió que el aumento de las emisiones y las temperaturas del planeta constituían una prioridad. Estas opiniones reflejan las millonarias campañas de las empresas petroleras, carboníferas y automotrices por implantar la duda sobre las causas del calentamiento global. Es parte del “maquillaje verde”, destinado a despistar a la opinión pública.

El presidente Donald Trump figura alto entre los negacionistas del cambio climático. Scott Pruitt, el recién nombrado jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), negó que el dióxido de carbono fuese un contribuyente decisivo al calentamiento. Hay temores de que Trump retire a su país de los acuerdos climáticos alcanzados en París en 2015. También podrían anularse las medidas adoptadas por el presidente Barack Obama que exigen que los vehículos rindan más kilómetros por litro de bencina. A lo anterior se suma el fin de una moratoria para el desarrollo de nuevas minas de carbón en terrenos públicos. Así, Washington va a contracorriente del resto del mundo al negar su responsabilidad en la alteración del clima. Las consecuencias de esta postura percutirán tanto en Estados Unidos como en latitudes remotas.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo