Michael del desierto

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista de Radio Zero.

En 2010 con su primer largometraje, "Manuel de Ribera", co-dirigido junto a Pablo Carrera, el realizador Christopher Murray desarrolló un valioso e interesante ejercicio en el marco del sur chileno, al hacer interactuar a un solitario protagonista interpretado por un actor profesional, con habitantes de la zona, lo que permitía que la ficción tuviera atractivos toques documentales.

Siete años después, luego de comandar el documental colectivo "Propaganda", por primera vez Murray dirige él solo un filme, este "El Cristo ciego" que se estrenó mundialmente en la competencia oficial del Festival de Venecia, y en el que vuelve a probar esta forma de hacer cine, nuevamente con buenos resultados, pero a la vez ofreciendo una perspectiva estimulante y diferente.

En esta ocasión el talentoso Michael Silva interpreta a Michael, un joven que recorre una larga distancia a lo largo de la Pampa del Tamarugal para intentar ayudar a un amigo, y en el camino conoce y convive con diversos lugareños de la desértica zona.

Acá son fundamentales los áridos paisajes del Norte Grande, que en vez de ser sólo bellas postales, son capturados por Murray como el marco cotidiano de sus personajes, con la invaluable ayuda de Inti Briones en otro de sus notables trabajos como director de fotografía.

La mirada social en el retrato de la cotidianidad de esta área, se alterna con los alcances de la fe y los estímulos religiosos y espirituales que están en juego en este relato naturalista, enigmático y cautivador.

"Es sólo el fin del mundo"

Desde su debut en 2009, el canadiense Xavier Dolan ("Mommy") se ha convertido en uno de los realizadores jóvenes más llamativos, y además en uno de los "regalones" del Festival de Cannes, donde ha estrenado mundialmente cinco de sus seis largometrajes. Éste es el más reciente, por el cual en 2016 obtuvo el Gran Premio del Jurado en el certamen francés, y en febrero pasado el César al mejor director. No habría que poner en duda el precoz y prolífico talento de este provocador "enfant terrible" que recién tiene 28 años, pero tampoco se puede negar que este nuevo filme suyo (que acá se exhibirá exclusivamente en El Biógrafo) debe ser el más polarizador: aunque sólo dura una hora y media, para más de alguien este drama centrado en la reunión de los cinco integrantes de una familia disfuncional será irritante, agotador e incluso claustrofóbico en el abuso de los primeros planos. Quienes encuentran sobrevalorado a Dolan tendrán nuevos motivos para criticarlo, ya que acá no sólo vuelve a agotar con sus personajes intensos e histéricos, desaprovechando un elenco de lujo -Vincent Cassel es el más insoportable, y quizá sólo se pueden lucir algo, por su sensibilidad, Marion Cotillard y el protagonista de Gaspard Ulliel-, sino que además no logra profundizar más allá de la superficie en sus personajes, ahogando al espectador entre tantos gritos, discusiones y tensiones acumuladas. Sólo queda rescatar la emoción y melancolía de algunos fugaces momentos sutiles, y la delicada banda sonora de Gabriel Yared.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo