A fierro

Por Felipe Espinosa
  • Cocinero en trance. Twitter: @Psyfat

Seguramente si pensamos en las importaciones más tradicionales que vienen desde Argentina nos quedamos con la imagen de la carne, las chaquetas de cuero y el malbec. Pero si nos salimos de lo convencional podemos observar con cuidado la llegada de Café San Juan a la capital, con la misma apuesta estética, gastronomía y onda que le dio fama al infiernillo original ubicado en el barrio de San Telmo, Capital Federal de Buenos Aires.

Una esperada apertura que paso a paso se fue gestando entre grafitis y ollas, la revolucionada y despeinada de “Lele” que llega a Santiago, según dicen inspirados en las bondades de los productos y los tiempos de cocción.

Porque ése es un lugar relajado es que partimos con una especialidad de la casa preparada por el “Maldito Barman”: vermú casero, vino añejado y reposado con especias y un toque chispeante para abrir el apetito y la conversación. Debo confesar que está de miedo, para variar, está para tomarse una jarra.

La carta recorre, según cuentan, los platos históricos de “Lele”, recontra probados en Buenos Aires. Hay entrantes subordenados en montaditos y cazuelas, principales y algunos postres. Del primer apartado probamos varias cosas, casi todo sobre pan, escabeches varios como la tortilla de papas con pimientos, con berenjenas y con girgolas, que es un guapo nombre para referirse al champiñón ostra. Sabores pronunciados de alto impacto.

Entre sorbos de vermú también probamos la mano de los patés. El de salmón con sólo un toque de ahumado y chutney de tomate muy suave, elegante en lo rústico.

Pero si se trata de un imperdible, nadie puede dejar de probar el montadito de carne curada con queso crema, rábano picante y pepinillos hechos en casa, un preparación lenta que demanda tiempo y se sirve fría como la venganza.

Y aunque ya casi no podíamos, nos tentamos por probar una cazuela. Le llaman así a unas lindas pailas de fierro con preparaciones calientes.

Para cerrar el ciclo pedimos el chorizo colorado al vino tinto, bomba de embutido español enjundioso en caldo avinado que pedía ser sopeado y acertadamente acompañado por una vaina de un pan tipo fugazza, tostada a un costado para untar.

Quedó al debe probar los principales, una razón mayor para volver. Los chicos hablan bien del pulpo grillado con papas y chorizo, así como también del arroz basmati salteado con panceta y langostinos.

Atienden toda la semana, sólo cierran el domingo por la tarde, por lo que alternativas de horario para visitarlos hay para todos los gustos. Como siempre, es bueno reservar, ya que son pocas las mesas y por las noches se abarrotan con la fanaticada.

Buen lugar para comer, beber y estar.

Coordenadas: Café San Juan. Av. Francisco Bilbao 765, Providencia. Telefono + 56 2 3265 7816.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo