La reiterada fórmula de los piratas

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista de Radio Zero. Lee su columna todos los jueves en Publimetro

Lo que en 2003, con "La maldición del Perla Negra", comenzó como una muy entretenida y simpática evocación del espíritu aventurero del cine clásico, se convirtió con el tiempo en una saga que se agotó demasiado pronto; rentable, sin dudas, porque fue un gran éxito de taquilla para Disney, pero cada vez más decepcionante en términos cinematográficos, considerando que cada nueva producción parecía recurrir esquemáticamente a los mismos tics y fórmulas, partiendo por la actuación de Johnny Depp como el disparatado Jack Sparrow, quien en un principio encantó a medio mundo, pero no tardó en convertirse en una caricatura monótona y cargada de tics y muecas.

En esta quinta entrega de la franquicia, "La venganza de Salazar", que llega seis años después de la anterior -"Navegando aguas misteriosas"-, los productores intentaron renovar la receta. De partida, en la dirección se convocó a Joachim Rønning y Espen Sandberg, dos realizadores noruegos que habían logrado un gran éxito de crítica en 2012 gracias a otra aventura en alta mar, aunque con un tono muy distinto: "Kon Tiki", por la cual fueron nominados al Oscar a la mejor película extranjera. Y se ha dicho bastante que en este nuevo filme se buscaba recuperar el encanto de la primera parte.

Sin embargo, en la práctica los resultados no difieren demasiado. Si bien los nuevos rostros juveniles convocados -Brenton Thwaites y la bella y talentosa británica Kaya Scodelario- cumplen con lo que se espera de ellos, otra vez se cuenta con un actor de prestigio encarnando al villano de turno -ahora le tocó al ganador del Oscar Javier Bardem- y hasta reaparece brevemente la pareja romántica de la trilogía inicial, Orlando Bloom y Keira Knightley, "La venganza de Salazar" no ofrece mucha novedad.

Las aventuras y peripecias de Sparrow son demasiado similares a las que hemos visto en anteriores oportunidades, los efectos especiales son impresionantes y las escenas de acción son efectivas pero demasiado parecidas a otras de los largometrajes previos, y la impresión general es de un rutinario "déjà vu", sobre todo en la interpretación de Depp, cuyos chistes parecen hechos con piloto automático.

Para quienes le tienen cariño a la saga o sólo quieren pasar un rato entretenido sin hacer mayores exigencias, el filme cumplirá con los estándares mínimos, aunque claramente le falta más energía e inspiración. Quienes busquen algo más, un cine distinto o prefieran mejores propuestas en términos artísticos, aunque sea sólo en pocas salas, desde hoy también se exhibe la elogiada "Frantz", de uno de los grandes realizadores franceses de la actualidad, François Ozon, estrenada mundialmente en la competencia del Festival de Venecia 2016 y nominada este año a 11 premios César incluyendo mejor película y director.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo