El valor de ser parte de la inclusión

Por Andrea Zondek
  • Presidenta Fundación Tacal

Tengo una cruzada, una lucha permanente. La inclusión. No es una cruzada simple, requiere de cambios importantes de cada uno de los habitantes de este país, si no, no habremos logrado el objetivo.

Hace unos días revisando las columnas que como Fundación Tacal hemos difundido en este espacio, observé que para lograr nuestro objetivo se debe demostrar con números y cifras, que cada día más personas se suman a esta tarea. Que el esfuerzo que hacen instituciones como la nuestra y personas anónimas vale la pena. Lo digo con orgullo, porque en lo que va corrido del año hemos aumentado en 250% las asesorías a empresas que quieren avanzar en la inclusión laboral.

Cuando comencé con esta tarea hace ya tres décadas, la palabra inclusión era lejana. Pensar en espacios para las personas con discapacidad, en oportunidades reales de inclusión, no era tema de discusión en ninguna parte. A lo más se trabajaba en rehabilitación, y a los que esperábamos algo más se nos tildaba de “locos e ilusos”.

Hoy los tiempos han cambiado. La pronta promulgación de la ley de cuotas para personas con discapacidad, ha generado una sinergia positiva –tanto en el mundo público como privado- a la que hay que sacar partido. Es un aprendizaje para todos y una tremenda oportunidad para las personas con discapacidad. Creo fervientemente que hoy es la hora y el momento de las personas con discapacidad.

Lo primero a destacar es que las empresas ya saben que en Chile más de 2 millones 600 mil chilenos tienen algún tipo de discapacidad. No porque estas cifras no fueran expuestas, sino porque no eran parte de sus prioridades. Saben además, que la discapacidad no es sólo física y que hay un sinfín de otras, como intelectuales, viscerales, que también requieren oportunidades.

A partir de las capacitaciones que realizamos, hemos advertido que los prejuicios, en gran parte son por desconocimiento y temor a lo desconocido. Ahí, el valor de abrirse a conocer, logra un verdadero sentido. Los equipos de selección de las empresas sólo visualizan a la persona con discapacidad y no ven las competencias que puede tener para desempeñar algún cargo.

Ahora, cuando les consultamos si tienen contratadas personas con discapacidad, evidenciamos que muchas veces no saben. Por una parte, el prejuicio los lleva a ver la discapacidad y, por otra, los trabajadores con alguna condición de discapacidad tenderán a esconderla, por miedo a los mismos prejuicios o a una posible desvinculación.

No desconozco los temores y los desafíos que todos tendremos por delante. Sin embargo, sí tengo claro que el camino que estamos recorriendo es positivo y promisorio. El valor de conocer, ha cobrado fuerza…. ahora vamos por el valor de ser parte de la inclusión.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo