VIH/Sida: más lo ignoramos, más fuerte se hace

Por Carmen Castillo
  • Ministra de Salud

El VIH/Sida y las infecciones de transmisión sexual son un problema de salud pública relevante en el mundo. Más de 36 millones de personas viven con VIH. En el año 2016, más de 1,8 millones de personas contrajeron el virus.

En Chile, cerca de 65 mil personas viven con VIH. El 99% de los casos notificados lo adquirió a través de relaciones sexuales desprotegidas. La baja percepción de riesgo y las mejoras en la capacidad de diagnosticar el VIH explican parcialmente esta cifra, que va en aumento y que queremos detener. La primera forma de hacerlo es derrotando la ignorancia, porque mientras “más lo ignoramos, más fuerte se hace”.

La frase de la reciente campaña de comunicación social impulsada por el Minsal, debe movilizarnos como sociedad, pues la responsabilidad de detener esta epidemia mundial no es sólo del Estado, sino también corresponde que las familias, en toda su diversidad, dialoguen sobre afectividad y sexualidad, entendiendo que cada una posee su propio marco valórico.

También es importante promover esta discusión en las comunidades educativas, desmitificando aspectos centrales del VIH/Sida que inciden en la adopción de conductas de riesgo y contribuyen a mantener la estigmatización en torno a este problema de salud pública.

Otro rol destacado les cabe a los medios de comunicación, agentes privilegiados a la hora de instalar temas en la agenda pública, informando veraz y responsablemente sobre los diversos aspectos involucrados en una tarea de prevención que siempre resulta compleja.

Asimismo, el sector privado de salud debe fortalece estrategias de prevención del VIH/Sida para sus afiliados y usuarios.

Desde 2005 el tratamiento del VIH en Chile está garantizado por el Auge. La garantía considera acceso a diagnóstico, exámenes de seguimiento y monitoreo, y tratamiento antirretroviral. Su cobertura sobre el 92% en pacientes bajo control ha permitido mejorar la calidad de vida de quienes viven con VIH y disminuir su mortalidad. El nuevo Decreto GES garantizará el acceso a la terapia antirretroviral de última generación a todas las personas que viven con VIH.

El Auge también considera la prevención de la transmisión madre-hijo, sus hijas/os y sus parejas, además de la entrega de sustituto de leche materna. Esto ha posibilitado que hoy Chile esté en el rango de eliminación de la transmisión vertical, situación que pocos países pueden exhibir.

Como Estado estamos avanzando en entregar mejores terapias para el tratamiento del VIH/Sida, facilitando el acceso a preservativos y exámenes, entregando información clara para prevenir este problema de salud y propiciando el trabajo intersectorial para generar políticas que contribuyan a este objetivo. Todos estos avances son insuficientes si no logramos que cada uno de nosotros asuma la importancia del autocuidado en salud.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo