A ti que vas en el Metro

Por Eduardo Waingortin
  • Rabino. Capellán de La Moneda

Las Fiestas Patrias coinciden con las Altas Fiestas judías. En éstas hacemos un balance de nuestras vidas, pensamos un nuestros errores y miramos al futuro con esperanza.

En nuestro querido Chile, brindaremos una y otra vez por la patria, celebrando con espíritu de hermandad ciudadana y republicana.

Ramadas, fondas, comidas típicas, asados, bailes y mucha alegría nos reunirán el 18, 19, y en general, durante todo septiembre.

Nos gusta celebrar.

Y cómo no nos va a gustar, si celebramos un Chile amplio y generoso, lleno de sueños y proyectos.

Pero tal vez por esta coincidencia de las Altas Fiestas judías, habría que agregar, a la alegría, un espacio de reflexión para ver si, como ciudadanos, lo estamos haciendo bien.

Este análisis es de cada uno de nosotros. ¿Doy lo mejor por Chile? ¿Hago el aporte que Dios espera de mí como ciudadano? ¿Colaboro para que haya en nuestro Chile un espíritu positivo? O por el contrario, soy el que se queja, el que critica no constructivamente, el que busca lo fácil.

En este mes en que celebramos el cumpleaños de la patria, valdría la pena imaginar una balanza que está perfectamente equilibrada; en una parte está el bien y en otro el mal, y pensar que un pequeño acto de bondad ciudadana puede desbalancear esto para bien.

Un pequeño gesto puede marcar la diferencia. A veces pensamos que no podemos cambiar las cosas, que son inmutables, que pasando las fiestas todo seguirá igual, pero una crítica constructiva o un aporte a la buena convivencia puede transformar nuestra nación en lo que todos queremos.

¡Feliz mes de la Patria! disfrutemos de la alegría de vivir en esta tierra, del privilegio de ser chilenos, pero también dediquemos un espacio de la celebración a pensar cómo podemos ser mejores, para que todo sea mejor.

Durante las Altas Fiestas los judíos nos saludamos diciendo “buen año”.

Un buen año demanda nuestro trabajo personal y colectivo. Un buen año no viene como un regalo, viene como un premio por el trabajo realizado como personas y como ciudadanos.

Deseémonos felices Fiestas Patrias, y consideremos que para que sean de verdad felices requieren un compromiso personal de ser mejores ciudadanos. La felicidad vendrá como un premio a este compromiso.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo