Emmys 2017: testimonio de una revolución

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

La primera revolución de internet fue la de publicar. La segunda, es la de los datos.

Cada vez se perfecciona más en su camino a ser la principal fuente de capitales del mundo con la conectividad y las redes sociales. Para eso, se encamina directamente hacia la construcción de servicios: las bibliotecas como Spotify y Netflix son la expresión en el mundo del entretenimiento. Ebay y Amazon son las del retáil y las compras de segunda mano. Y pronto, nosotros vamos a ser los que vendamos: nuestras recomendaciones, estoy seguro, serán directamente pagadas por las empresas. Seremos en el futuro vendedores puerta a puerta, pero en vez de movernos escribiremos reviews y haremos demos. Muchos comunicadores ya viven de eso.

Lo que ha sucedido esta semana en los Emmys es una violenta demostración que el cambio ya viene. Hulu es una plataforma que en su origen se construyó en torno a volver “pagable” la televisión de aire y las bibliotecas que generaba: los canales de televisión abierta ponían su contenido a disposición, como un sistema de videos bajo demanda. Pero con un detalle: definía una cantidad de días disponible. Luego de eso tenías que pagar Hulu Plus.

El tema es que de pronto Hulu decidió explotar la posibilidad de poder hacer su propio contenido de video, compitiendo con Netflix, YouTube Red (que es la versión de pago y contenido premium sin comerciales de YouTube), HBO Now (que en Latinoamérica lleva por nombre HBO GO) y Amazon Prime Video, sistemas que tienen sus propias bibliotecas entre armadas desde fuera (contenido viejo cruzado con datos de los usuarios) y propias.

En ese sentido, por ejemplo, HBO es el “Criterion Collection” de la televisión: contenido de alta calidad, pagado por los usuarios hace muchos años (en Estados Unidos es una red de canales premium desde sus orígenes) y por eso ofrece grandes series como “The Leftovers” (lo mejor que se terminó este año), “Last Week Tonight” (el mejor monólogo periodístico semanal disponible estos días) y “Game Of Thrones”.

HBO se adelantó en el modelo, pero más desde lo analógico, que es el cable. En cambio Netflix partió con esto, y las subscripciones las están imitando todos.

Esto es revolucionario, porque cruza los datos, los comportamientos de la gente (puedo ver en el momento que yo quiera lo que pasa) y la generación de producciones.

Ahí es donde están apostando los grandes estudios, ayer de cine y ahora de series tambien, que están viviendo el mejor momento de su historia.

La productora de “The Handmaid Tale” (o “El cuento de la criada”, en español) es MGM. Esta productora de cine y Hulu generaron la serie ganadora del Emmy. No fue un canal de televisión tradicional. Fue una empresa de cine y una plataforma que tiene datos de los usuarios. Esto no es sólo revolucionario, sino una señal más de que estamos en un futuro donde el contenido se está redituando y necesitamos ser, los productores, más innovadores, aguerridos y escucharlos más a ustedes. Los lectores que a veces son auditores y también televidentes.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo