Participación, exportación no tradicional

Por María Estela Ortiz
  • Secretaria ejecutiva del Consejo de la Infancia

Chile en las últimas décadas ha sido destacado en la región y en el mundo como un modelo de estabilidad institucional, seriedad y responsabilidad en la tarea de abordar las desigualdades. Estamos conscientes que aún hay brechas en materia de derechos sociales y equidad que debemos resolver para avanzar hacia una sociedad más inclusiva, sin embargo, algunas ya han comenzado a ser abordadas en la ley de inclusión en educación, la reforma al sistema de pensiones o el nuevo sistema de garantías de derechos de la niñez entre otras.

Pero teníamos una deuda con la democratización e incidencia en las políticas públicas, en la formación ciudadana de las nuevas generaciones y particularmente en fomentar la participación.

Para avanzar hacia ese objetivo hemos realizado durante tres años consecutivos un ejercicio inédito denominado “Yo opino, es mi derecho”, destinado a niños, niñas y adolescentes entre 4 y 18 años. Dado el carácter pionero de este proceso, las conclusiones de esta experiencia fue presentada en estos días por la Presidenta Michelle Bachelet en un evento paralelo durante la Asamblea General de Naciones Unidas que se realizó en Nueva York.

El proceso “Yo opino, es mi derecho”, en sus tres versiones, ha logrado movilizar a cerca de dos millones de niños, niñas y adolescentes, casi el 40% de la población nacional. La primera versión se realizó en 2015 y convocó a más de 800 mil niños, niñas y adolescentes y tuvo como objetivo recoger opiniones y propuestas de los participantes para la elaboración del Proyecto de Ley del Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, la Política Nacional de Infancia y el Plan de Acción asociado.

En 2016 concurrieron cerca de medio millón de participantes, quienes debatieron sobre derechos, valores, responsabilidades e instituciones. Sus resultados servirán como insumo para la construcción del Plan de Formación Ciudadana.

Este año, cerca de 659 mil niños entre 4 y 18 abordaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados por 193 países en Naciones Unidas en la consecución de la Agenda 2030, que busca combatir las desigualdades e injusticias, proteger el planeta y asegurar la prosperidad.

Materias como el “fin de la pobreza”, “paz y justicia, “salud y bienestar”, “educación de calidad” e “igualdad de género” estuvieron entre los objetivos de desarrollo más mencionados por los niños, niñas y jóvenes chilenos.

Así como en el pasado el mundo miraba a Chile por su desempeño económico, hoy además lo hace por la forma en que avanza en resguardar y garantizar derechos sociales. En el futuro esperamos que este proceso masivo de participación denominado “Yo opino, es mi derecho” se transforme en un nuevo producto de exportación no tradicional en materia de democratización e incidencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo