Brunch

Por Felipe Espinosa
  • Cocinero en trance. Twitter: @Psyfat

Nada mejor que cerrar el mes de la patria festejando. No faltan excusas para celebrar, un buen ejemplar de homo chilensis no merma en jarana y mantiene su sed intacta durante los treinta días que nos trae septiembre. Porque no hay primera sin segunda, hay lugares que nos ofrecen distintas experiencias en un mismo lugar. Es la realidad del restorán Catae del hotel Renaissance, que todos los domingos ofrece un brunch de calidad, abierto a toda la familia y ansioso por ser visitado, bueno como pocos y relajado como ninguno. Lo bueno es, por sobre todo, el ambiente, una cosa desde la buena reserva hasta el último adiós y timbre de estacionamiento.

En concreto, hay estación de fríos que en mi mejor acepción se trata de casi dos estaciones de fríos, llámese plataforma de desayuno, más entradas como salmón ahumado, fiambrería de lujo como el jamón serrano cortado o el bar de ceviches, de camarón, chileno o peruano.

El referente de la temática es septiembre, el mes patrio, por lo que en la mesa las preparaciones gozan de títulos como pastelera de choclo, costillar de cerdo o empanada de pino, la cosa es temática, la ciudad acompaña. O sea, el llegar al hotel, con una buena recepción, con cada personaje ayudándote hasta que estés en tu mesa consumiendo, casi no tiene precio. Que el salón sea acogedor y preparen un sector para niños pequeños ya te incentiva. Es que no sólo es comer, toda mi mesa habló de la comodidad, el buen servicio y la tranquilidad de los niños. Eso, no tiene precio.

Lo lindo del mesón frío, con variedad de ceviches, desde camarón, hasta atún, quesos, fiambres, diferentes dulces y hasta innumerables frutos secos, chorizos, mermeladas, encurtidos y panes.

Entre todos los quesos se escondían también las ensaladas, un mesón de comida caliente junto a la cocina lucía siempre fresco. Esta semana, el cancano de reineta y los costillares de cerdo se acompañaban de forma espectacular con la pastelera de choclo y los champiñones encurtidos. Volvamos a mencionar el jamón serrano, papas fritas y cosillas para niños y, asumiendo que no se paga por los menores de seis años, para algunos es hasta conveniente.

Si hablamos de dulces, el mesón es generoso. En esta oportunidad, la versión patriota le lleva leche asada, un tipo de mini torta de merengue lúcuma, turrón, mucha fruta, y los mejores eran los mini empolvados rellenos de manjar, un infaltable a la hora del café.

Entonces entre suma y resta, si se quiere hacer un cariño, si quiere celebrar, vaya al lugar donde a mi madre le encendieron velas en un pastel por estar de cumpleaños. Vaya donde le sirven dos expresos sin preguntar. Ir a un brunch de hotel es como irse a un día de spa, todos lo merecemos, de cuando en vez.

Domingo es el día, no diga que no le avisé.

Coordenadas: Hotel Renaissance Santiago, Av. Presidente Kennedy 4700, Vitacura. Teléfono +56 2 2678 8888.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo