¡Papa Francisco, yo te invito!

  • Capellán UC. Twitter: @hugotagle

Cuatro mil millones de pesos costará la visita de tres días del papa Francisco a Chile, entre el 15 y el 18 de enero 2018. Una enorme cantidad de dinero. Con ello se podrían arreglar escuelas, hogares de niños, ancianos ¡Tantas iniciativas sociales que requieren de ayuda y urgente! Sin duda, hay mucho que hacer y habrá que hacer más colectas para esas y otras necesidades que no pueden esperar. Pero la visita del papa Francisco merece hacer un esfuerzo especial y cubrir los gastos que ella implica. Un gasto de recursos que se devolverá con creces. Será un dinero muy bien invertido. Quizá la mejor inversión del 2018.

En efecto, es poco para el enorme beneficio que traerá el papa Francisco a Chile. Buena parte de ese dinero (¡sobre el 90%!) irá a financiar los tres grandes eventos en Iquique, Parque O’Higgins en Santiago y el de Temuco. Cientos de miles de litros de agua, decenas de pantallas gigantes, un audio monumental, muy superior al que se ha visto en algún otro evento en Chile. Suma y sigue. Piense en cualquier evento de música al que haya ido y multiplique sus gastos por cien. Y por eso esa cifra que pareciera mucho, se hará sal y agua.

Y, a pesar del gasto, los “ingresos” serán muy superiores. Por de pronto, el más importante: tener en Chile al papa Francisco y su mensaje de paz, amor, reconciliación, unidad, ¡tan necesario en el Chile de hoy!

En Iquique hay que construirlo todo. El lugar del encuentro con el Papa es una playa vacía sin nada. ¡Hay que construir hasta el camino! Llevar electricidad, luz, servicios higiénicos, en fin, todo. Y para eso se necesita plata.

Pero, y para dejar tranquilos a los críticos, es evidente la inyección de vitalidad que su visita reportará a nuestra alicaída economía. Esos tres días serán -¡sin duda!- una buena fuente de entrada y aumento del comercio, al menos en Iquique y Temuco.

Sólo en Temuco se esperan más de 250 mil argentinos, que no sólo vendrán a encontrarse con el Papa, sino que aprovecharán a quedarse unos días. Es de esperar que el comercio allí sea inteligente y esté preparando ya la acogida de ese mar de turistas peregrinos que comerán, comprarán recuerdos, aprovecharán las bondades de esa hermosa zona. Otro tanto en Iquique. No me extrañaría que un porcentaje no menor del mayor dinamismo que podría mostrar la economía en el primer semestre del 2018 se lo debamos al “efecto Francisco”. Un nuevo argumento para validar el gasto que se hará en la visita papal. ¡“Renta” a todas luces! Pero, aunque no fuese así, la visita papal será una enorme alegría e inyección de vitalidad, paz y unidad para Chile.

Así es que, querido amigo, a cooperar en la campaña de recolección de recursos. Y toda cifra vale, desde los millones que puedan colocar los que tienen más hasta la modesta cifra de quien tiene poco. ¡Seamos generosos! Será plata muy bien invertida. Sus beneficios se multiplicarán por miles. La visita del Papa a Chile será un regalo enorme que solo traerá felicidad, paz, alegría; nos hará reflexionar, rezar, compartir y crecer como país. ¡Bienvenido Papa Francisco! ¡Yo lo invito!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro