Fiesta de libros

  • Capellán UC. Twitter: @hugotagle

Gran evento la Feria del Libro de la Estación Mapocho, Filsa 2017. Felicito a sus organizadores, auspiciadores, gente empeñosa que lucha contra el peor de los obstáculos: el escaso hábito de lectura de los chilenos y lo ajeno que les resultan a muchísimos, demasiados, los libros. Según un estudio de la Unesco, Chile es el segundo país de la región donde más se lee (51%), pero sólo 7% lo hace por gusto. Leemos casi por la obligatoriedad de lectura en los colegios. Si no, la cifra sería menor. Pero pongamos el acento en lo positivo. Iniciativas como la Feria del Libro de Santiago, las de provincia, las de primavera y verano, ayudan a que los chilenos nos acerquemos a los libros, les perdamos el miedo, tengamos un contacto amable, lúdico, con ellos.

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”, dice un proverbio hindú.

Han surgido buenas e inteligentes iniciativas que acercan los libros a la gente. Bibliometro, de las estaciones del Metro, que crece cada vez más, ofrece mejores lecturas y facilita su acceso a los usuarios. Las bibliotecas municipales, que se diversifican, amplían y ofrecen no sólo libros, sino una infinidad de eventos relacionados con ellos. Felicito aquí la iniciativa de la UC, Biblioteca Escolar Futuro, una red de bibliotecas en zonas periféricas de Santiago, aportando y estimulando la lectura entre los escolares.

Un país que lee, es un país más pacífico, tolerante, culto. La lectura estimula la inteligencia, amplia los horizontes, ayuda a mejorar el lenguaje, mejora la relación entre las personas. Si cada chileno leyera un libro, incluso saliera con él bajo el brazo en la mañana, nuestra convivencia mejoraría. Extraño ver más gente por la calle con un libro en la mano. Usted, querido amigo, ¿qué está leyendo? ¿Quiere hacerle un servicio a la patria? Ande con libro durante el día. Suba con él al Metro o al bus. Y notará que la gente se fija, trata de leer el título, guarda espontáneamente silencio en su entorno. Si no leemos, al menos no nos gusta estorbar al que lo hace. Quien lee, despierta confianza. Es un relajante ambiental natural.

Con lo congestionado del sistema de transporte, cuesta más leer en los buses o Metro. Pero sí se puede hacer en las salas de espera, las plazas, los paraderos de buses. ¡Menos televisión y más libros!

Niños lectores vienen de familias lectoras. Invito a los papás a que sus hijos los vean leyendo. Converse de libros. Aplauda los libros juveniles. Harry Potter ha hecho más por la lectura infantil y juvenil que muchas teorías sobre el estímulo lector.

Dice Borges: “De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo. Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.

Chile, país lector. Gracias Filsa, por el aporte a un Chile más feliz.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro