La sopa

  • Cocinero en trance. Twitter: @Psyfat

Si se quiere se puede, si se puede lo que se quiere, mucho mejor. Entonces por qué dejarle la sopa al invierno. Los días medio nubosos aún son buenos compañeros para disfrutar de un almuerzo entretenido en torno a los caldos. Me senté en un lugar que, como pocos, es especialista en su propuesta, no se marea con lo que piensen los demás, si sopas hay para todos. Recorriendo las hermosas calles de fachada continua del barrio Italia, sin mucha bulla y casi inadvertida, me esperaba hace tiempo La Sopería (ex Cilantro), que de entrada se vive el relajo y buena vibra.

Algunas mesas a la entrada y aunque el angosto salón se extiende bastante hacia el fondo, la deliciosa cocina se encuentra en medio de éste, protagonizando la puesta en escena no sólo con las labores del cocinero, sino también por todos sus juguetes, utensilios y vajilla acordes con la estética.

Mucha cuchara en el cuerpo, mucho pocillo bien llenado, lo interesante es que, aunque algunos no lo crean, sólo hay sopas: de caldo, de vegetales, frías y calientes, pero sopas al fin y al cabo. Una muestra de perseverancia y convicción vista en pocas cocinas, es como tener un restorán de postres, pero ese es otro tema.

El menú es súper internacional, casi una comunidad sopera sin fronteras, mucho vegetal, legumbre, fruto seco y semilla en las recetas, como que invita a sentarse y experimentar. Hay que atreverse, porque por tímidos no nos quedamos.

La cosa comienza bien, con pancito cortesía, con una salsa picante muy sabrosa. Para tomar, pedimos una limonada con jengibre que estaba muy buena. Las sopas que elegimos fueron dos. La mexicana de tortilla que, creo, es en base a caldo de pollo -traía también sus trozos-, palta, queso y trozos de tortilla finamente cortadas, bajo un buen puñado de cilantro. Mezcla de sabores y texturas, éxito del que no debe envidiar en nada a un contundente almuerzo de proteína animal y carbohidrato. Enfrente pidieron la oriental, que, según dice la carta, es una sopa de pescado con leche de coco, champiñón, camarón, arroz y láminas de coco. Una delicia con un tanto de picante del cual fuimos advertidos, pero que en realidad no lo era tanto; si hubiese sido para mí, de hecho le coloco un poco más.

Sin más que agregar que el lugar es tranquilo y apacible, la comida es variopinta en su especialidad, que los sabores son cuidados y los fondos bien trabajados. Hay definición propia en un estilo, y eso es para siempre una celebración, ser la primera sopería del país significa un honor importante que deben cuidar. Suerte en el futuro y muchas sopas de triunfo.

Coordenadas: La Sopería, Girardi 1413, Providencia. Teléfono +56 2 2204 6217.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro