Las apuestas del domingo

  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

El domingo viviremos la gran encuesta nacional. En una época donde los medios han perdido relevancia (todos tienen un medio propio o, como dijo Donald Trump, “Twitter es un diario sin pérdidas”), parece ser que la manera de influir es comprarse una encuestadora. El acceso a poder publicar semana a semana resultados logra tener más presencia que si te compras una radio. Y, por lo mismo, también en el planeta hay problemas con las preguntas y respuestas registradas. Ya nadie confía ni dice la verdad tan seguido.

Esto no impide, por supuesto, que teoricemos del escenario.

El domingo la pelea no es por el primer puesto: está claro que Sebastián Piñera tiene bien organizada a su gente y que seguramente tiene listo el primer lugar. La duda es cuán lejos está del 50 por ciento. También es clave saber cuánto le come Kast en la pasada (que además permitirá leer qué tan dormida o presente está la derecha pinochetista en el día a día) y qué tanto podría donar Goic en un acuerdo sorpresa con el ala conservadora de la democracia cristiana, que pide a gritos un quiebre con el progresismo dialogante del PC.

El piñerismo juega un desafío matemático.

Por eso es clave qué pasa con la DC. Es la hora de saber qué tanto ronca el otrora partido que generó la estructura de la transición. Goic está obligada a superar a Marco Enríquez Ominami, que a su vez da la batalla por no ser el último -y realmente ha hecho una de sus mejores campañas con el peso en contra de las situaciones ya por todos conocidas-. Enríquez está dando el todo por el todo. Y sin banderas, inventa nuevas. Es lo único que no le han podido quemar. En cambio, Goic apela a buenas ideas, pero tibias, en una era de pasiones desatadas. La época del todo o nada. La vida en dopamina.

Si eso no sucede, la DC estaría en reales problemas.

Guillier tiene también su encuesta clave: veremos si el silencio es genialidad o torpeza. Beatriz Sánchez, en cambio, definirá qué tanto existe el Frente Amplio y sus posibilidades futuras en torno al número. Si supera los 10 puntos, palo y a la bolsa. Otro escenario sería un llamado a que la gente no quería un nombre nuevo: quería casa nueva y auto nuevo.

Esta elección está alucinante como pocas. El Congreso también es importante. ¿Se reparte y tendrán que conversar todos o se desata que ahora la tortilla se da vuelta y retroceden las reformas? Esa pregunta está ahí. Acechando.

Y además hay un montón de caras nuevas aprendiendo a hacer política. Es probable que muchos no funcionen, pero sí, estos meses han generado para mucha gente una capacitación de cómo ópera todo esto. Durante la última semana, por ejemplo, el Frente Amplio ha lanzado todos los días una denuncia en relación a cómo se violan las normas del servicio electoral. Esto es inédito, porque los que acostumbraban a jugar sucio nunca habían tenido guardias, por lo tanto estamos viendo un cambio del estilo de hacer política, que además es cubierto por los medios porque genera mucha atención.

La próxima semana es probable que no tengamos Presidente. Pero sí muchas preguntas, y quizá otras respuestas, acerca de cuántos somos los que creemos en la democracia como forma de poder defender nuestras ideas.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro