Tiempos agitados

  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista en Tele 13 Radio

No es menor la capacidad que una película puede tener de transmitir de manera casi palpable al espectador las emociones o sensaciones que viven sus personajes. En estos días en la cartelera ha sido posible comprobarlo con la ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes, "The Square", que en distintos momentos -y en particular en una de sus escenas más inolvidables- consigue incomodar y generar tensión en el público. Y un nuevo título que se exhibe desde esta semana, coincidentemente también estrenado mundialmente en la competencia oficial del certamen francés, "Good Time: Viviendo al Límite", también logra que la audiencia experimente sensaciones muy cercanas a las de sus protagonistas.

Pero en el caso de este particular drama criminal se trata del frenesí, la agitación y el sentido de urgencia permanente en que están casi todo el tiempo los hermanos Nikas, -"Connie" y Nick-, dos ladrones de poca monta cuya ya de por sí inestable realidad se complica aún más por culpa de un fallido robo a un banco al inicio de la película. Elogiada por la critica internacional en Cannes, donde se convirtió en una de las grandes revelaciones de esta edición, es el más reciente largometraje dirigido precisamente por dos hermanos neoyorquinos, Benny y Josh Safdie, quienes a lo largo de la última década han llamado mucho la atención entre los realizadores del circuito independiente estadounidense, aunque ninguno de sus trabajos previos -que incluyen entre otros "Daddy Longlegs", de 2009, y "Heaven Knows What", de 2014- había sido exhibido comercialmente en Chile, por lo que ya es una buena noticia el estreno local de este nuevo filme, que por lo demás merece figurar entre los mejores exponentes de la temporada 2017.

Aunque tiene claros detalles que tributan al género, este no es un trabajo convencional ni típicamente hollywoodense, y se percibe una intención más autoral detrás. Los Safdie parecen beber de distintas fuentes, y así tan pronto podemos distinguir ecos neorrealistas como en diversas partes notamos el parentesco con el cine estadounidense de los años 70, por su moral y la mirada sicológica a sus atribulados protagonistas, y así como en otros instantes se reconoce a otros hermanos cineastas, los Coen, en las situaciones absurdas que de tan ridículas terminan rondando el humor, también hay un tono de cine ochentero, por su estética y por la imagen pretendidamente sucia de la interesante fotografía de Sean Price Williams.

El carácter casi nihilista de las peripecias de los Nikas tiene un ritmo inagotable, puntuado tanto por el montaje como por la notable banda sonora de Oneohtrix Point Never, y también es fundamental la comprometida labor de su elenco, no sólo porque Nick es encarnado por el propio Benny Safdie, sino en particular por el sólido desempeño de Robert Pattinson como "Connie", quien cada vez sorprende más por lo buen actor que puede ser, algo que también confirmó con su rol secundario en otro de los buenos títulos de esta temporada, "Z: La ciudad perdida".

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro