Piñera y el enemigo interno

  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

Todos fuimos víctimas de la burbuja de filtro construida por los medios. Una burbuja que contemplaba paneles de televisión con sobrerepresentación de grupos minoritarios (la Democracia Cristiana) y el desprecio a los nuevos competidores.

Ese monstruo también nos hizo pensar que los chilenos sólo querían dinero. Y que los derechos sociales después de 2011 ya no corrían más.

Craso error. Nobleza obliga.

El tema es que hoy las campañas, luego del gran error de las encuestas, están atrapadas en lo mismo. Y si Sebastián Piñera desea ganarle a Alejandro Guillier, tiene de una vez por todas que despertar de la burbuja de miedo que le construyeron asesores que han fabricado un modelo de negocio basado en decirle “sí, jefe”.

La derecha hoy está entrampada en una extraña lógica odiosa. Están tan temerosos de que toquen sus intereses, que se olvidaron de cómo poder evitarlo, entonces como niños asustados por un cuco repiten recursos. Una derecha boba, genera una izquierda floja de ideas. Es una pésima noticia.

El piñerismo, que es una escisión de derecha liberal con fuerte acervo en la economía, está perdida en eso. Y ése es el drama: no son los mismos que ganaron la otra vez.

Cuando ganó Bachelet, podríamos decir que era la misma que volvió y que dejó la buena sensación.

Eso no pasa ahora con el mismo elenco. Es un mundo de sensaciones: Piñera no puede tener en circulación el video de un sicario apoyándolo. Él mismo debería rechazarlo. Pero no: han dejado que corra Popeye. El otro día en Mentiras Verdaderas una adivina dijo una serie de cosas que los medios levantaron metiendo susto. Y no dicen nada.

El debate democrático merece mejorar ¿no?

A la derecha no le sirve ya meter susto. A la gente no le importan esos sustos.

“Viene una crisis económica” es “bueno, siempre hay crisis económica” y “Chile será Venezuela” es “bueno, por lo menos va a hacer calor y la gente es simpática”. Los vuelven meme muy rápido. ¿Y las ideas?

Hace unos días en La Tercera, Sebastián Edwards escribió (como acostumbra) una columna brillante sobre lo que deberían hacer. Y sostenía que tenían que cambiar su comando, para conocer a la gente del barrio alto a Recoleta. Y no. Ahí quedó. Y Edwards sabe que no lo van a escuchar. Benítez también escribió algo similar sobre los “cuicos”. Y también circula una crítica a los zorrones.

Ese mundo ya se quemó. Por favor, salgan de la fiesta electrónica o de los caballos. Porfa, háganlo para que sus adversarios tengan que trabajar un poco en los argumentos y dejen de ser (mi gran crítica a la izquierda chilena) tan absurdamente emotivos.

Yo quiero ver un país de conversación, donde se propongan cambios y se llegue a metas, porque podemos. Un país donde instalemos los paneles solares y no sólo los compremos de afuera.

Por favor, muchachos de derecha: pongan la cabeza a lo que mejor saben y armen una ruta para hacer feliz a la gente. Los mandamos con becas afuera todos los años ¿y llegan con terror y discursos pre hechos?

Peligroso. La tontera está muy peligrosa. Los enemigos los tienen adentro.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro