¡Éxito, señor Presidente!

  • Capellán UC. Twitter: @hugotagle

El domingo, día de elecciones, debe ser un gran día. Hagamos del 17 una fiesta democrática, de cultura cívica, de participación y aprecio por la patria. Si no le gusta ninguno de los candidatos, vote nulo, pero vote. Lo perfecto no existe y alguien debe gobernar el país. La crispación de las últimas semanas debe cambiar a entendimiento, buen trato y civilidad. Sólo así se construye país. Chile no será Venezuela ni se cortarán derechos sociales, como se ha amenazado desde los extremos del espectro político. Los chilenos demostramos que tendemos a buscar la armonía y acuerdos. El Parlamento ya es un buen reflejo de las distintas corrientes políticas que se verán obligadas a dialogar. Gobernar no será tarea fácil. Por lo demás, no lo es en ningún país democrático. Los que lo tienen fácil son las dictaduras. Allí, uno solo decide, organiza un parlamento circense, donde bailan a su música. Pero aquí reina la libertad, y debemos velar porque siga siendo así.

Usted y yo nos levantaremos el lunes a trabajar igual. Y debemos aprender a convivir unos con otros. Aquí, nadie sobra.

Gobernar implica delegar, buscar acuerdos, ceder y convencer y, en buena medida, crear las condiciones para que la sociedad crezca en forma justa, reine la libertad, denuncie los abusos, se preocupe especialmente de quienes se quedan atrás o van más lento.

Los católicos hemos estado rezando por la visita del papa Francisco a Chile. En la oración se pide: "El don de la paz que necesitamos para nuestra patria, para que ella sea el hogar abierto que nos recibe a todos, que respeta la vida y la dignidad de cada persona, que abre oportunidades a los niños, jóvenes y ancianos, que acoge a los migrantes y comparte con los más pobres". Eso es lo que le pediría fomentar al nuevo Presidente de todos los chilenos.

En efecto, que focalice su atención en los más pobres, en los niños. Que se preocupe de la educación pre básica y escolar. Ahí está la fuente de desigualdades. Que cree fuentes de trabajo y fomente el crecimiento. No los dé: que cree las condiciones para que el emprendimiento sea posible, ágil, diverso y justo. Y obviamente salud y seguridad. No puede ser que los chilenos vivamos literalmente enjaulados, asustados. "Un buen gobierno es como una buena digestión; mientras funciona, casi no la percibimos", dice un escritor americano. La buena política es la que crea las condiciones para que las personas se desarrollen. "Gobierna mejor quien gobierna menos", dice un filósofo chino. Gobernar es servir, darse a los demás, y no servirse ni atarse al poder ¡Hay tanto por hacer! ¡Y son tantas las posibilidades de desarrollo!

Recemos en este tiempo de Adviento para que le vaya bien al próximo Presidente y su administración. Porque la idea es que le vaya bien a todo Chile.

Que el domingo demos ejemplo de cultura cívica, participación, tolerancia y respeto. ¡Viva Chile!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro