Desmenuzado

  • Cocinero en trance. Twitter: @Psyfat

Es la novedad del 2018, año que casi partió lloviendo. Extraño por lo menos, poco común, así si nos seguimos aventurando a los pronósticos la cosa es cada día más inexacta e impredecible. La ruta del sánguche sigue sorprendiendo con sabrosas nuevas incursiones que arremeten en la escena del mercado local. Hace algunos días, durante una caminata familiar, nos topamos de frente con una apertura reciente que tiene por delante bastante para ofrecer.

Por compromiso ineludible con mi pequeño hijo mayor, salimos a andar en Metro, un paseíto poco, que más que transportarnos a un destino final, fue el juguete mecánico más entretenido para un día de mucho calor. Afortunados en subir a un carro con aire acondicionado, otra razón para permanecer sobre las vías disfrutando del abrir y cerrar de las puertas, de la súper velocidad dentro del túnel y de los avisos de próxima estación que nadie sabe de dónde vienen.

Cuando nos aburrimos de nuestro juguete, nos abalanzamos a la calle, justamente frente al clásico centro comercial Apumanque, un mediodía de sábado de feriado largo, que al parecer mantuvo a mucha gente fuera de la capital, porque las calles se sentían relajadas. A poco andar, divisamos la solución al problema normal de ese horario cuando andas con niños: el almuerzo prematuro. Suerte de encontrarnos en la puerta de la Fuente Manquehue, un reducto de especialidad sanguchera, con énfasis en los desmechados y algunas cosas más. Para nuestra alegría el lugar, por ser temprano, figuraba vacío. Fuimos los primeros en entrar, lo que dejó bastante superficie al placer de nuestros infantes inquietos, gritones y eufóricos.

La carta está basada en el tratamiento de sus carnes, vaca, cerdo y pollo, con la técnica de la ropa vieja, cocciones largas y lentas que entregan un producto desmechado tierno y fácil de comer. Hay también papas rústicas, cortadas en grandes gajos y fritas con su cáscara, servidas en un par de versiones de salsas y salteados. La alternativa sin pan participa con unos bolos de ensaladas y fuera de carta, nos ofrecieron sanguchito de pescado frito y de hamburguesa vegana, esta última, una mezcla de granos y legumbres muy, muy buena, que mi hijo encontró deliciosa.

Para probar la mano pedimos una Pituca y una Bataclana, ambas en base de vaca desmechada, la primera con tocino, cebolla, queso azul y algunas hojas verdes, la segunda traía queso fundido, tomates asados, palta y pesto, las dos muy ricas en cantidad y sabores, ambas servidas en diferentes panes, una en ciabatta algo firme, pero que con el jugo de la carne y la salsa se ponía más dócil, y la otra en, para mí, una delicia hecha a mano en el local: dos churrascas a la plancha para sostener el gran emparedado, esa humilde mezcla de harina, materia grasa y polvo leudante que es tan de parrilla de pueblo.

Inmejorable la atención caribeña y la simpatía del equipo, nos pasamos un buen rato y nos queda mucho por probar como excusa para volver.

Coordenadas: Fuente Manquehue, Apoquindo 5782, Las Condes.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro