Incombustible

Por Felipe Espinosa
  • Cocinero en trance. Twitter: @Psyfat

El año ya entra en el profundo letargo vacacional, las ciudades respiran tranquilidad y los espacios recuperan calidad y se hacen más abundantes. Especialidades nuevas en cada rincón, que definitivamente debemos degustar. Es momento de aprovechar, indirectamente, un lujo para quienes permanecemos en la urbe.

Buscando la fusión oriental entre tanto corte de tránsito por la visita papal, con dificultad logramos acercarnos en una tibia tarde al sector consolidado de la Plaza del Sol, detrás del conocidísimo edificio Dos Caracoles. Previa reserva, si no imposible, nos adentramos en los nuevos dominios del chef José Osaki.

Es nuestra primera vez en Piso 1 y venimos a celebrar. Partimos tímidamente con un cóctel en la terraza, dando tiempo para que nos preparasen una mesa. La llegada de la gente es constante y el personal no tiene tiempo que perder. El lugar derrocha buen gusto de piso a techo, lindos diseños se mezclan entre lo antiguo y lo moderno. La materialidad también es variopinta, pero todo está exactamente en su lugar y en justa medida. Me gusta el piso, hermoso, me atrae la cava en el muro del fondo, sutil.

Para probar partimos con Edame, una simple preparación de vainas de soja, muy tradicional en los países de Oriente, cocidas en agua salada y presentadas enteras. Hay algo entretenido en comerlas, una remembranza al maní confitado local.

Ya instalados en la mesa, compartimos un exquisito niguiri trufado, elegante bolita de arroz aderezado con un trozo de salmón rostizado y delicados trozos de trufa fresca, una bomba en la boca, una bomba nuclear.

Continuamos con preparaciones del cuarto caliente: unos camarones salteados en dulce y jengibre sobre vegetales, salteados también, en un almibarado caldo. Crujían los fideos de arroz sobre el todo, de poca complejidad y gran ejecución. Me cerró el ojo el pulpo a la parrilla, un racimo de tentáculos en porción abundante, con puré de papa camote y yuca frita, entre otras guarniciones.

En resumen, una experiencia agradable, tranquilidad en la barra para el servicio de cervezas y cocteles, hay especialidades y productos bien exclusivos de un bar moderno. Del postre, ni hablar, será para la próxima, recibimos un llamado de emergencia que nos obligó a salir de ahí casi corriendo, sin muchas ganas sí, porque la velada iba viento en popa.

Si puede arrancarse al cercano Piso 1, hágalo, es tiempo de que todos podamos pasarlo bien, un buen indicio para este 2018.

Coordenadas: Piso 1, Santa Magdalena 116, Providencia. Telefono 228401800.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo