La mirada ambiental de la ciudadanía

Por Marcelo Mena
  • Ministro del Medio Ambiente

El mundo tiene muchos problemas ambientales creados por el ser humano y para poder enfrentarlos, hay que reconocer su existencia y estudiarlos. Eso trae una respuesta de la ciudadanía que exige soluciones a estas problemáticas, pero cuando se toman medidas, la misma ciudadanía es la primera en apoyarlas mayoritariamente. Este círculo es virtuoso para lograr una implementación exitosa de las medidas ambientales en Chile.

La Encuesta Nacional de Medio Ambiente que hemos realizado desde 2014 nos ha ayudado a entender la respuesta de la ciudadanía a los problemas ambientales. En el caso del aire, al inicio de gobierno teníamos el desafío de implementar la norma de calidad de aire MP2.5, la más exigente, que iba a requerir la creación de planes de descontaminación en zonas donde viven más de 10 millones de chilenos. Y si bien sigue siendo la problemática ambiental más grande al año 2017, en las zonas donde hemos logrado reducciones de contaminación más importantes (60 a 70% de reducción de episodios críticos), como Santiago, Rancagua o Talca, su prevalencia en la opinión pública se ha reducido.

En cambio, las imágenes incesantes de la contaminación de los océanos por bolsas plásticas, las controversias sobre vertederos y rellenos sanitarios, han calado hondo en el país. Ahora la basura emerge con fuerza como la segunda problemática ambiental más importante en nuestra encuesta. El aire bajó de 38 a 32% y la basura subió de 21 a 29%. Es así como vemos que hoy 89% de la población nacional está a favor de la restricción a los vehículos más contaminantes, 81% de la prohibición de calefactores a leña, y 95% de la prohibición de bolsas plásticas.

Por otro lado, mientras que los chilenos declaran reciclar semanalmente subió de 20 a 50% desde el 2016, en el tema de cambio climático hoy la gente sabe lo que es el Acuerdo de París, por ejemplo, y el porcentaje que cree que el cambio climático está ocurriendo subió de 84 a 93% en un año.

Por lo tanto, la gente tiene opinión y está dispuesta a apoyar las medidas. Esta alta aprobación a las acciones para la protección ambiental no ha sido espontánea, sino a través de un proceso largo de más de dos décadas. En el año 2000 una encuesta le preguntó a los chilenos si es que se debía privilegiar la protección ambiental a pesar de que pueda generar pérdida de productividad y empleos. El 50% de los chilenos de entonces respondieron que sí. Ya al 2010 es valor subió a 69%. Los conflictos ambientales de esa década incidieron. Pero en 2017, 95% de los chilenos cree que la protección ambiental es importante y crea empleos. En efecto, Chile no tiene que elegir entre desarrollo y protección ambiental. Se beneficia de las dos. Es lo que está empezando a entender la industria, pero es algo que los chilenos sabían hace muchas décadas.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo