Fe, vinos, droga y humanidad

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista en Tele 13 Radio.

Revisando los estrenos de cine de esta semana, quizá lo más llamativo puede ser un nuevo acercamiento a la historia de Cristo, pero ahora desde una perspectiva distinta: en "María Magdalena", dos años después de cosechar elogios y recibir nominaciones al Oscar con "Un camino a casa", el director australiano Garth Davis se centra ahora en la casi siempre vilipendiada protagonista homónima, aquí humanizada y abordada a partir de una mirada casi feminista y reivindicativa.

Pero lo que en un principio era sugestivo y misterioso, por el camino se vuelve convencional e incluso monótono, aunque destacan las buenas actuaciones del elenco que encabezan Rooney Mara y Joaquin Phoenix, y la belleza de la notable fotografía de Greig Fraser, que saca mucho partido a las espléndidas locaciones italianas donde fue filmada.

También son hermosos y decisivos en la puesta en escena los lugares en los que transcurre otra novedad de la semana, "Entre viñedos", lo nuevo del realizador francés Cédric Klapisch ("Piso compartido"). En este caso, la bucólica zona viñatera de Borgoña, donde se desarrolla una historia de reencuentros familiares en la que las recriminaciones pendientes van avanzando en una agridulce mezcla de drama y comedia que tiene buen elenco y no carece de encanto, pero se alarga y nunca llega demasiado lejos.

Y al igual que "Los perros", nuevamente un estreno chileno presenta dificultades para permitir al espectador empatizar con sus personajes. Los largometrajes de la carrera de cine de la Universidad del Desarrollo han ofrecido interesantes producciones -"Anónimo", "La chupilca del diablo", "La madre del cordero", "Volantín cortao" y "Siete semanas", entre otras- que han sabido reflejar diferentes aspectos de nuestra sociedad, y eso también se encuentra en el más reciente, que está desde hoy en cines: "Dead Candi", dirigido por Eugenio Arteaga.

Inspirada en un caso real, esta historia de una familia disfuncional en la que dos hermanos están en permanente tensión cuando impulsan un negocio de venta de drogas sintéticas, cuenta con buenos actores y en un principio intriga con su ritmo dinámico y la intensidad de los protagonistas, pero a pesar de su derroche de onda y estilo visual, entre tanto "carrete" y desenfreno se echa de menos más desarrollo y profundidad en los caracteres, el conflicto y las situaciones, en especial cuando en su último tercio parece perder el rumbo narrativo.

Para aquellos cinéfilos que busquen algo mucho más especial, lo imperdible en la cartelera de estos días es "El otro lado de la esperanza", por la cual el reconocido maestro finlandés Aki Kaurismäki ("El puerto") ganó el año pasado el Oso de Plata como mejor director en el Festival de Berlín y que se estará exhibiendo hasta el 8 de abril exclusivamente en Cine UC.

Con su particular sentido del humor y la melancolía y humanidad de sus personajes impávidos y taciturnos, Kaurismäki aborda realidades ineludibles en la sociedad europea actual, y aunque transita caminos ya conocidos en su filmografía, nuevamente nos conmueve y hace reír como pocos cineastas lo logran hoy en día.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo