“Pubg”: volverse viejo; sentirse nuevo

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

La primera señal de que estaba viejo fue cuando vi “Minecraft”. Traté de entenderlo, de ver porqué era un éxito. Eran dos juegos: uno de construcción y otro de aventuras, donde aplicabas con la forma imaginación. Vi las transmisiones online del “Goth” de Jaidefinichon. Traté de bajarlo. Nunca pude. Era de la generación lego. Tuve figuritas para mezclar con bloques armados como edificios. Mi “Minecraft” estaba en el suelo. No estoy hecho para ese jeugo.

Luego observé “Overwatch” y también “FortNite”. Me gusta cierta dinámica, pero la verdad, es demasiada información para mi cerebro que no está dirigida a mí. Hay personas que se ofenden con las oleadas de datos: conozco amigos que se cansan de ciertos comediantes de stand up temático porque dicen “ya es demasiado”. Mi corrección es la siguiente: no quieren hablarte a ti.

Eso es lo raro; yo crecí en un mundo donde lo masivo era lo correcto. Si a alguien le gustaba era por algo. Hoy estamos en el mundo de los microcanales, de los videos chicos, de las comunidades. El mundo de la doctora que revienta espinillas y acumula horas y horas de visitado en YouTube. El mundo del microinfluencer, de las historias de Instagram que se desvanecen como una transmisión en vivo de la televisión esperando que pase algo en un momento de última hora.

Esos ritos son imposibles para gente más grande. Cargarlos de valor es difícil, porque no tienen la libertad de ser chico y tener mucho tiempo para mirar algo y darle sentido. Parece insultante e inquietante darle la vuelta. Pero lo es: las nuevas estrellas son cuentas con momentos e historias sobre la vida. Profesionales del nuevo relato alimentados por las tecnologías expansivas.

Tecnologías expansivas con nuevas formas. Un ejemplo es “Gloud”. El Netflix de los videojuegos, que corre perfecto, como un control conectado a un computador con HDMI sin consola física. Otro es “Pubg”. Es la señal del futuro: un juego online de disparos para celular que no tiene nada que envidiar a una computadora de calidad. Para jugar en el paradero de micro. Donde puedes hablarle a un otro que está en cualquier parte del mundo y hacer equipo. El juego es chino y es el más popular del momento. Lo lograron tecnológicamente: metieron un Playstation a un celular. “Pubg” es divertido realmente porque simula una guerra de 100 tipos lanzados en una isla, donde encontrar cosas cambia el rumbo y donde si mueres, tienes que volver a lanzarte.

“Pubg” me hizo sentir nuevo. “Minecraft”, viejo. Debe ser que el primero es claro: cuando eras chico bajabas el “Mario” y tenías clara la meta: ir a rescatar a la princesa. En cambio, ahora los juegos son libres y uno no es tan libre: tiene que pagar las cuentas, responder a expectativas, lograr pasar las etapas del trabajo. La política es “Sim City”. La vida familiar es “Los Sims”. Y nosotros sólo avatares de un juego donde no sabemos cuándo ni cómo se nos puede aparecer la pantalla negra con letras blancas y tétricas que dice game over, y a reinventarse otra vez.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo