Diversidad cinéfila

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista en Radio Cooperativa.

Tras el taquillero desembarco de la nueva "Avengers", en estos días diversos títulos de perfil más acotado o menos masivo intentan encontrar su audiencia; incluyendo los que se exhiben en sólo una sala, como "Marea humana", elogiado documental sobre la crisis de los refugiados dirigido por el artista chino Ai Weiwei, y el filme eslovaco-checo "La maestra", que se pueden ver exclusivamente en Hoyts La Reina y la Sala Cine UC, respectivamente.

Llama la atención por un lado "Yo soy Simón", en la que por primera un gran estudio de Hollywood realiza una comedia adolescente, romántica y de vocación comercial, protagonizada por un personaje gay. En su tercer largometraje, el realizador Greg Berlanti no evita lo naif o ingenuo, incluso rozando lo edulcorado, pero cuenta con un carismático elenco y sabe mantener el equilibrio desarrollando un relato fluido y dinámico. El resultado es encantador, funciona, entretiene y finalmente es un aporte en el abordaje de este tipo de temáticas a nivel más masivo.

También está el regreso de un reconocido cineasta, el alemán Wim Wenders, responsable de trabajos esenciales como "Paris Texas" y "Las alas del deseo". Si bien en las últimas dos décadas ha mantenido un excelente nivel en el documental -"Buenavista Social Club", "Pina" y "La sal de la tierra"-, fuera de ese género los resultados han sido irregulares, y a más de una década de su último estreno de ficción en Chile -la fallida y decepcionante "La búsqueda"- ahora se puede ver "Inmersión", suerte de drama romántico en el que lo mejor funciona es precisamente la historia de amor a la que en medio de bellas locaciones dan vida con muy buena química James McAvoy y Alicia Vikander. Lo demás, en especial en su segunda mitad, no convence tanto, porque se alarga, tiene un ritmo lánguido y se siente un poco pretencioso en su fatalismo casi metafísico.

Aplaudida como una de las directoras más personales e interesantes de Latinoamérica, el cine de la argentina Lucrecia Martel sólo se ha conocido por acá a través de los festivales, por lo mismo es una gran noticia que al fin se estrene comercialmente entre nosotros un filme suyo: "Zama", considerado por muchos críticos como uno de los mejores títulos del 2017. Basada en la novela del también transandino Antonio di Benedetto, para muchos será demasiado críptica o incluso pretenciosa y quizá no conecten con su ritmo y desarrollo argumental, pero fascinará a los más cinéfilos con los diversos detalles visuales y sonoros, su particular y a ratos anacrónico tono que por momentos roza lo surreal y onírico, y su sensibilidad tan contemporánea pese a transcurrir en el siglo XVII.

Y a través del programa Miradoc llega el documental "Último año", ópera prima de Viviana Corvalán y Francisco Espinoza centrada en cinco amigos y compañeros de octavo básico en una escuela para sordos, quienes acostumbrados al lenguaje de señas se enfrentan ahora a la incertidumbre de postular a un establecimiento donde continuar su enseñanza media. Un trabajo sencillo y emotivo, que en poco más de una hora consigue conmover con una realidad ignorada por gran parte de los chilenos.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo