Tiempo de robots en el desierto de lo real

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

En una declaración acerca de la crisis de Canal 13, Don Francisco, Mario Kreutzberger, el gran totem de la historia de los medios nacionales, declaró que la televisión regresará a lo que era antes “cuando se regularice internet”.

Como es bastante difícil organizar y regularizarla, me permití pensar en cómo han cambiado las cosas desde su irrupción. Hoy internet modela el mundo. En el último capitulo de Silicon Valley, un programador intenta explicarles a sus jefes las “criptomonedas” como el Bitcoin. Una moneda que no entra a regulación más que la confianza de una y otra persona. La regulación antes definida por un banco, hoy puede ser saltada por los ciudadanos y el registro de sus movimientos validados por otros ciudadanos y su registro. Y eso es otro cambio.

En un momento, le dice el jefe al programador: “Pero esto es difícil que resulte”, a lo que el programador le responde: “Es cierto, es probable que esto termine en la basura, pero friendster y myspace también lo hicieron, ahora, lo que generaron es el modelo que terminó haciendo que Twitter y Facebook dominen las comunicaciones de la tierra”.

Sí pues. Es cierto: las criptomonedas actuales quizá sean una rareza en el futuro. Pero en algún momento van a ser la norma, porque todo lo que ha pasado con internet se ha transformado en ello. Internet es la regla. Y los algoritmos son el mañana. Y el presente. Y los presidentes son algorítmicos. Sobreviven en torno a encuestas en vivo que los medios exhiben. Es un reality de performance permanente.

Los medios, la economía, la ciencia, la política: todo está cruzado por internet. Sí, la política. The Matrix lo predijo: cuando ofrecía la pastilla Morpheus y Neo decidía ir por la roja y ver la verdad. La verdad es lo que estamos viendo. Dicen los analistas estadounidenses que de alguna manera “Trump es el desierto de lo real”. Lo que ves es lo que hay: puedes poner a Donald Trump, una estrella de reality, gobernando y todo sigue ahí. Y gran responsable de Donald Trump es internet. La actuación de Trump no tiene relación de alguna forma con la realidad. Es como ver un programa de televisión: tú sabes que no te afecta en lo mas mínimo. Pero esta ahí: gobernando.

Hay un libro de moda, se llama “Troll Nation” y habla de esa desregulación de los sentimientos. Los conservadores han entrado en eso: se han degenerado. Hace unos días un tipo en un bar me decía: “¿Qué tiene de malo que le diga fleto a un fleto?”. Y me recordó a una polera que apareció en la convención republicana de 2016 que decía “fuck your feelings”. Ése es el camino en que se ha tornado todo: un mundo sin sentimientos. Y los conservadores que no pudieron ganar los últimos 20 años ahora ganan por eso: fuimos arrasados por el final de pensar en el otro.

Y si ves cómo circula un domingo en Providencia una gran cantidad de bicicletas transportando comida rápida, eso sí que es el descorazonamiento total, porque esas personas son manejadas por un software: los robots fueron más listos que nosotros, se metieron y nos usan de drones. No necesitamos drones: lo somos nosotros.

Quizá Don Francisco tiene razón: las cosas volverán a ser como antes si son reguladas. Pero no volverán a ser reguladas, ni las cosas volverán a ser como antes.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo