Madres felices

Por Hugo Tagle
  • Sacerdote y columnista. Twitter: @hugotagle

¡Feliz Día de la Madre! Y el mejor regalo que podemos hacerles a las madres, es verlas felices. Sí, porque un buen índice del grado de felicidad de una sociedad es la felicidad de las madres. Ello redunda en una sociedad más feliz, unida, justa. Lamentablemente, no siempre es así. Ser madre en Chile es muchas veces una tarea ingrata, mal atendida y cuidada, a la que se le carga un peso excesivo. Algo hemos mejorado como sociedad. Pero estamos lejos de las atenciones y derechos que se han ganado en otros países. Un apoyo más decidido a la maternidad será una gran inversión para Chile, que evitará muchos de los males que nos agobian.

Quien ha crecido a la sombra de una buena madre, lo nota él y su entorno. Particularmente en el crecimiento en la fe. El Papa Francisco dice en relación a ello: “Las madres a menudo transmiten también el sentido más profundo de la práctica religiosa”, porque “en las primeras oraciones, en los primeros gestos de devoción que un niño aprende, se inscribe el valor de la fe en la vida de un ser humano”. Este “mensaje” es “la semilla de la fe” que “está en esos primeros, preciosísimos momentos”. En efecto, la transmisión de la vida de fe, el amor a Dios, se da a través de la madre. “Sin las madres, no sólo no habría nuevos fieles, sino que la fe perdería buena parte de su calor sencillo y profundo”, dijo el Papa, para invitar también a ver que “no somos huérfanos, somos hijos de la Iglesia, somos hijos de la Virgen y somos hijos de nuestras madres”.

“En la familia está la madre. Toda persona humana debe la vida a una madre y casi siempre debe a ella mucho de la propia existencia sucesiva, de la formación humana y espiritual”.

Por ello, es lamentable que no se le dé a las madres la importancia que tienen: “Es poco escuchada y poco ayudada en la vida cotidiana, poco considerada en su rol central en la sociedad”, dice Francisco. Incluso “a menudo se aprovecha de la disponibilidad de las madres a sacrificarse por los hijos para ‘ahorrar’ en los gastos sociales”.

El Papa indicó que “las madres son el antídoto más fuerte a la difusión del individualismo egoísta”, ya que ‘individuo’ quiere decir ‘que no puede ser dividido’”. Pero “las madres, en cambio, se ‘dividen’, ellas, desde cuando acogen un hijo para darlo al mundo y hacerlo crecer”.

Un desafío importante es compatibilizar sabiamente trabajo y maternidad. Por ello, una mayor flexibilidad laboral permitiría a muchas mujeres la posibilidad de trabajar y, a su vez, atender a sus hijos, de manera especial en sus primeros años de vida. Clave en esto es la real y eficaz participación de los padres, de quienes se espera mayor participación en las labores hogareñas, mayor tiempo a sus hijos y asumir las tareas maternas como propias. ¡A celebrar a las madres, que se lo merecen!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo