Técnico profesional: foco en quienes más lo necesitan

Por Andrés Pérez
  • Director de Continuidad de Estudios y Técnico Profesional de Fundación Belén Educa

Recientemente, se ha anunciado una extensión de la gratuidad en la educación superior técnico profesional (TP) hasta el 70% de menores ingresos. ¿Será ésta la manera más efectiva de fortalecer el sector?

Desde hace algunos años, el Estado de Chile ha empezado a tomar en consideración la formación TP, tanto en enseñanza media como superior. En el último tiempo, se ha incorporado paulatinamente al mismo nivel que la educación científico humanista (CH) o universitaria: se extendió la gratuidad que inicialmente comenzó sólo para las universidades, se incorporó a los profesores TP dentro de la ley de carrera docente (para que puedan acceder también a las mejoras de remuneraciones), se ha trabajado la capacitación a través de instrumentos como la Beca Técnicos para Chile, se han asignado algunos fondos especiales a los colegios que imparten especialidades técnicas y se ha desarrollado un estándar de implementación mínimo para empezar a impartir una nueva especialidad, por nombrar sólo algunas de las iniciativas implementadas en los últimos gobiernos para “ponernos al día”.

Tenemos que seguir trabajando en fortalecer al sector TP, reconociendo que esta educación comienza en el colegio. Aquí es donde estudian los alumnos más vulnerables, la mayoría dentro del 40% de menores ingresos. La mayoría no ingresa a estudiar a la educación superior cuando egresa (sólo 41% de la generación que egresó del colegio el 2016 lo hizo). Hay que apoyar su desarrollo posterior también, porque sabemos que una inversión acotada de tiempo y recursos puede dar herramientas que permitan tener una alta empleabilidad e ingresos a los alumnos que sigan carreras en la educación superior. Pero hoy sólo 30% estudia con gratuidad, ya que la mayor parte de los institutos no está adscrito a ella o no tiene la calidad mínima para hacerlo. Debemos enfocarnos también en mejorar la calidad de la educación técnica superior y la posibilidad de que los alumnos estudien gratis si son vulnerables.

Sin lugar a dudas, parece muy efectivo concentrar los recursos en las etapas primarias de la educación. ¿Tiene sentido entregar una subvención igual para una educación CH que para la TP, si esta última requiere mucha mayor inversión en talleres? ¿Cómo pueden financiar los colegios una implementación de calidad si no tienen los recursos para hacerlo? En los colegios de Belén Educa contamos con el invaluable apoyo de Fundación Arturo Irarrázaval, que ayuda a una red de 100 colegios. ¿Cómo hacemos que los 950 colegios TP de Chile tengan los recursos que sus alumnos se merecen? ¿Cómo conseguimos que todos los egresados de todos los colegios técnicos profesionales puedan aprovechar la gratuidad en la educación superior?

Llamo a las autoridades a seguir manteniendo el apoyo en la educación TP. Estoy convencido que los recursos públicos generarán un impacto gigantesco en la calidad de la educación si los invertimos en formar una sólida base de alumnos que al egresar de cuarto medio cuenten con las habilidades y conocimientos necesarios para ser exitosos tanto en el mundo laboral como en el de la educación superior. En todos los colegios. En todo Chile. Aquí requerimos invertir también de manera importante los siempre escasos recursos que tenemos como país.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo