¿Google o Godal?

Por Alfred Cooper
  • Obispo anglicano y ex capellán protestante de La Moneda

Todo el mundo usa Google para buscar respuestas a todo. Hace no mucho estaba en el campo, comiendo un delicioso plátano y quedé con la cáscara vacía en la mano. Se acercó a mí en ese momento una oveja tímida, pero cuyo apetito natural pudo más que su hesitación. Sin pensarlo demasiado le ofrecí la cáscara de plátano a mi amiga lanuda que sin mayor trepidación se la devoró.

Mi esposa, por naturaleza fauna-y-eco-amigable, observaba lo ocurrido desde una distancia y se alarmó sobremanera expresando sorpresa ante mi descuidado actuar, verdadero temor ¡que la oveja pudiera hasta morir! Mi hijo, a su vez Google-amigable, dijo: “Preguntémosle a Google…” y procedió con la urgente investigación.

Yo miraba de reojo a la oveja, esperando a esas tensas alturas que de repente tambaleara y cayera fulminantemente envenenada. Pero mi hijo pronunció, triunfante, el veredicto: “Google dice que ¡lo mejor que pueden comer las ovejas son cáscaras de plátano!”.

¡Acercándonos a Pentecostés, me ha tocado predicar en Inglaterra y he aprovechado de lanzar desde los púlpitos un nuevo motor de búsqueda aún más eficiente que Google: “Godal” (sigla para “God Almighty”, que traducido significa “Dios Omnipotente”). Jesús, al irse, nos dejó en su lugar a un consejero, a quien le podemos hacer cualquier pregunta. “Y yo le pediré al Padre que les mande otro Defensor, el Espíritu de la verdad, para que esté siempre con ustedes”.

“Paracletos” en griego significa un “abogado defensor y consejero”. Con un abogado es necesario conversar, hacerle muchas preguntas, pedirle consejo, dirección cuidadosa, poner toda una vida en sus manos y a la vez, escuchar atentamente su consejo y ponerlo por obra.

Al Espíritu Santo hay que hablarle, conversarle, hacerle todas las preguntas que uno tenga. La Iglesia recibió en plenitud en ese primer Pentecostés al bendito amigo Consejero. ¿Cómo llegar a él? ¿Cómo accesar a Godal? Se le conoce a través del sacrificio de Jesús en la cruz.

“Los que son del mundo no lo pueden recibir, porque no lo ven ni lo conocen; pero ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes”. La cruz de Cristo brinda perdón y limpieza de todo pecado, una rectitud conferida por Jesús mismo justamente para que el Espíritu Santo pueda venir a morar en el creyente, darle poder para ser transformado, dejar lo denigrante y vergonzoso, recibir perdón y abundante y genuina vida, audacia para anunciar esperanza y gozo.

Google tiene sus virtudes, ¡pero sin duda la última generación la lleva Godal!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo