Compleja encrucijada rumana

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista en Radio Cooperativa.

Entre los países cuya producción fílmica experimentó un notorio auge a nivel internacional en tiempos recientes, desde la década pasada destaca particularmente Rumania, aunque lamentablemente por estos lados su presencia en la cartelera comercial ha sido mínima y sus principales exponentes casi sólo se han podido apreciar en festivales de cine.

Una excepción que sí llegó a estrenarse en cines chilenos fue la ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 2007 "4 meses, 3 semanas, 2 días", de Cristian Mungiu; por eso, y aunque sólo se vaya a exhibir en apenas tres salas -Cine El Biógrafo, Cinemark Alto Las Condes y Cineplanet La Dehesa-, vale la pena destacar el estreno entre nosotros, una década después, de un nuevo título de este mismo realizador: "Graduación", su cuarto largometraje y por el cual en 2016 nuevamente fue distinguido en la competencia oficial del certamen francés, como uno de los dos ganadores del premio a la mejor dirección (compartió el triunfo con el francés Olivier Assayas, por otro título que llegó este año a nuestras pantallas, "Personal Shopper").

El estilo naturalista, las muy creíbles actuaciones de un sólido elenco en roles tremendamente humanos y el descarnado retrato social vuelven a ser los principales rasgos que resaltan en este nuevo trabajo de Mungiu, en esta ocasión para abordar la compleja encrucijada en que se ve envuelto un atribulado padre dispuesto a lo que sea con tal que su única hija pueda irse a estudiar en Inglaterra.

Las cosas que a menudo no se dicen ni explicitan, pero que se sugieren y pueden ser intuidas por el espectador, son parte importante de un relato que revela mucho de la realidad rumana, pero a la vez puede sentirse universal y permite que el espectador comprenda los conflictos internos que atraviesan los personajes, y es así que no resulta difícil imaginar algunos de estos dilemas desarrollándose perfectamente en el contexto chileno.

Aunque lo que prevalece es el drama y un aura de desesperanza y desencanto, acá los fuertes componentes morales y sicológicos van a la par con un suspenso desarrollado a través de una tensión latente y la incertidumbre que van apoderándose paulatinamente del protagonista, remeciendo la frágil estabilidad de su cotidianidad. El estilo de Mungiu, el sentido del tiempo y el ritmo de su puesta en escena, realzado por la cadencia de los diálogos, permiten establecer o reconocer lazos en común con otros cineastas destacados de la actualidad, como el iraní Asghar Farhadi, el ruso Andrey Zvyagintsev e, incluso, el austriaco Michael Haneke y hasta con los clásicos, como el legendario Ingmar Bergman. Más allá de los paralelos o comparaciones, "Graduación" es capaz de remecer y hacer reflexionar, y por mérito propio, es probablemente uno de los mejores títulos que veremos este año en la cartelera chilena.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo