Harari y los tiempos raros

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

Yuval Noah Harari es un historiador israelí. Ha sido autor de dos best sellers internacionales: “Sapiens, de animales a dioses” y “Homo Deus, breve historia del mañana”. Es el hombre de moda, los medios del mundo lo entrevistan por su forma de ver el mundo y sin duda nos alerta de los peligros que vienen.

Uno de sus planteamientos más notables corresponde al “dataísmo”.

¿Qué es el “dataísmo”? Es un concepto para definir la emergencia de una religión contemporánea: el culto a los datos. Porque al final parece que nos está gobernando peligrosamente la big data. ¿No has visto ese ejército de delivery los domingos en la noche que circulan por el centro?

Amamos el dato. Amamos el flujo continuo de información. Lo veneramos. Un cultor del “dataísmo” busca “maximizar el flujo de datos mediante la conexión de cada vez más y más medios”. Y lo increíble y peligroso de todo es que está empezando a volverse indispensable surfearlo. Porque si no, nos ahogamos como los fanáticos que abogan por cerrar mercados e iniciativas. Se ven viejos.

Hoy, Harari está lanzando su nuevo libro, “21 lecciones para el siglo XXI”. Así como en su primer libro abordaba la historia del pasado y en su segundo libro la historia del mañana, en este trabajo, Harari busca construir la historia del presente.

Según el historiador, el siglo XX nació con tres grandes relatos: el fascismo, el comunismo y el liberalismo. La Segunda Guerra Mundial eliminó uno, el fascismo. Y hasta ese momento, sólo nos quedaron dos: comunismo y liberalismo.

Pero el relato comunista se derrumbó hacia la década de 1990 y hemos crecido hasta ahora solamente con el relato liberal. Luchamos por nuestra libertad. Las sociedades alrededor del mundo transitaron hacia regímenes cada vez más democráticos. Y los países eliminaron cada vez más barreras económicas para un libre comercio.

La crisis financiera de 2008 generó una decepción colectiva hacia el relato liberal.

Los pueblos están buscando soluciones alternativas frente al derrumbe del último relato que quedaba en pie. Ahí tenemos casos como el Brexit o la asunción de Donald Trump al poder. También buscamos soluciones alternativas para la tecnología.

Para Harari, “el sistema democrático todavía está esforzándose para comprender qué le ha golpeado, y apenas está capacitado para habérselas con los trastornos que se avecinan, como el auge de la inteligencia artificial y la revolución del blockchain”.

Si el blockchain o los bitcoins terminan renovando el sistema monetario, ¿qué sucedería con la recaudación fiscal? ¿Cómo comenzaríamos a gravar los impuestos? ¿Qué tipo de gravámenes deberían proponer los gobiernos nacionales para poder tener caja? ¿Qué pasaría si los gobiernos dejan de ser capaces de recaudar? ¿Cómo se hace un presupuesto de una nación en esas condiciones, en las que el dinero entre privados le pasa por arriba al Estado?

Tenemos que leer eso. Es indispensable.

Estas son las preguntas que deberíamos empezar a preguntarnos en el siglo XXI. Y eso es lo que propone Yuval Noah Harari.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo