Práctica laboral: más allá de un trámite

Por Andrés Pérez
  • Director de Continuidad de Estudios y Técnico Profesional de Fundación Belén Educa

Han finalizado los períodos académicos de miles de jóvenes que están en la educación superior o egresando de la educación media técnico profesional (TP), por lo que les corresponde ahora el período de práctica profesional. Éste es un requisito necesario para obtener cualquier título dentro del sistema educativo, en muchos casos debiendo realizar más de una práctica durante la carrera.

Quisiera sugerir algunas consideraciones para los alumnos que egresan de la educación media TP y que con 18 años se enfrentan en muchos casos por primera vez al mundo de las empresas.

La primera tiene que ver con poner en práctica los conocimientos adquiridos en la etapa escolar. Durante dos años tuvieron que aprender una gran cantidad de conocimientos técnicos propios de la especialidad, tanto en la sala de clases como en los talleres. Es ahora cuando tienen la oportunidad de ver cómo se utilizan en el “mundo real”, con equipamiento diferente y con la presión propia del mundo de la empresa.

Segundo, el desarrollo de habilidades blandas, en particular, responsabilidad, trabajo en equipo y tolerancia a la frustración. Por primera vez ya no están trabajando con los mismos compañeros de curso, sino que con personas que no escogieron. Toca trabajar con jefes simpáticos y otros no tanto, en tareas desafiantes y otras aburridas, en proyectos complejos y en otros casos simples. En cosas fáciles y que saben cómo resolver, mientras que en otras hay aprender mucho. Así es la vida real; estos aprendizajes serán de mucho valor para la educación superior y para enfrentar la vida laboral.

Tercero, la posibilidad de mirar cosas nuevas: proyectos innovadores, cómo se venden las iniciativas dentro de las organizaciones, el desarrollo comercial y la atención de clientes, entre muchos otros aspectos que al mirar de lejos servirá para mejorar su perspectiva. Cuarto, la práctica es también un proceso de desarrollo vocacional, que permite confirmar y también descartar el área de interés. Mientras antes podamos poner a prueba nuestra vocación, mucho mejor.

Finalmente, está la posibilidad de recibir algunos ingresos. Lo monetario siempre ayuda, pero lo ponemos al final porque creemos que el espacio de aprendizaje es mucho más conveniente que recibir un poco más o un poco menos.

Los invito a provechar esta oportunidad. Aunque algunos piensen que el título de TP de nivel medio no tiene tanto valor en caso de seguir estudios superiores, consideren que el proceso de la práctica es mucho más valioso aún que el título que van a recibir. Aprender siempre vale la pena.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo