¿Admisión justa o inclusión justa?

Por Andrea Zondek
  • Presidenta Fundación Tacal

He leído con detención la discusión pública en torno a la llamada “Admisión Justa”, para “emparejar la cancha” y generar meritocracia en materia educativa. Lamentablemente, en esta polémica se han olvidado –todos los actores- que la actual ley de inclusión escolar tiene una grave falencia, excluye a las personas con discapacidad. Se olvidan que la norma permite que las escuelas puedan tener sus propios procesos de admisión cuando se trata de niños con discapacidad. Es decir, por ley se permite seleccionar, discriminar y excluir.

Lo irrisorio es que en la práctica, las personas con discapacidad que tienen que ingresar a la educación regular lo hacen de la misma manera a la que “aspira” la selección justa. Obviamente con un efecto inverso, porque el sistema educativo para ellos implica segregación.

Estas contradicciones me enojan, porque mientras veo un gran revuelo público en torno a un tipo de estudiantes, por otro lado hay silencio y se hace vista gorda de una evidente discriminación. Parece que algunos niños son más importantes que otros. La igualdad ante la educación no existe y la educación de calidad para los niños con discapacidad tampoco es tema.

¿Es que tenemos estudiantes de primera y segunda categoría? Hace dos años me hice esta pregunta, y dada la discusión actual, parece que la sociedad chilena prefiera naturalizar la exclusión. Aspiro, por tanto, a que nos demos cuenta que la base para lograr la plena inclusión, parte en este punto. Si no damos las mismas oportunidades, si no emparejamos la cancha para [email protected], el proceso de integración, inclusión y el cambio cultural por el que abogo permanentemente en esta sección, no será posible. Ni una ley de inclusión laboral, podrá hacer el milagro.

Los niños que ingresan a estudiar a una escuela claramente debieran de tener las mismas oportunidades que los estudiantes sin discapacidad. Para esto, se debe tomar conciencia respecto de que es importante que los niños y niñas con discapacidad también tengan oportunidades de formarse igual que el resto de los chilenos. En mi país no quiero niños chilenos de primera y segunda categoría; quiero niños y jóvenes integrados, incluidos y que con educación de calidad, que también puedan lograr sus sueños. En Chile quiero “inclusión justa”.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F.: 227351969 – 227370118; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo