Nuestra vida es presentada por…

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

La historia se repite de manera recurrente: “El otro día hablaba contigo sobre tu viaje a Nueva Zelanda y de pronto me llenó internet de promociones sobre Nueva Zelanda. Estoy seguro que nos escuchan”. Buscas en las redes y aparecen nuevamente relatos similares: están oyendo. Y nos entienden. Son máquinas entrenadas. La inteligencia artificial ya no es del futuro, es más, probablemente sea más inteligente que varios humanos.

Facebook es dueña de Instagram y WhatsApp. Google es dueña de Android y Chrome. Es indiscutible que nuestros datos están en manos de terceros, todo el tiempo, a disponibilidad de ser presentados. Nuestras ideas nos empiezan a machacar la cabeza y las de terceros, que se vuelven populares, también. Muchas veces esos mismos conceptos no son nada inteligentes: un ejemplo es la crisis del sarampión en Nueva York. Muchos padres, luego de leer en internet una serie de conspiraciones contra las vacunas dejaron de vacunar a sus hijos y ahora vuelven enfermedades que parecían erradicadas. En Chile hay movimientos como Libertad de vacunación para un Chile democrático en Facebook, que hablan de la “libertad de elegir”.

El Gobierno ha estudiado llevar a estos movimientos a tribunales. Hace poco la subsecretaria de Salud, Paula Daza, declaró que están observando el comportamiento de estos grupos y que si comienzan a influir, podrían llegar a usar herramientas estatales porque provocan daños en niños y población en general.

Es tan peligroso el tema que la misma OMS lo considera uno de los top 10 de los riesgos mundiales para la salud.

¿Qué tienen que ver las vacunas con los viajes y el audio de los celulares?

Últimamente he llegado a pensar que la inteligencia artificial está operando como el guión de Terminator. Y no es tan descabellado.

Las tecnologías se programan hoy con un único fin, que es ganar dinero. Es lo que mueve al sistema completo. Si eso logra volver precario un trabajo que antes no lo era, lo hará. De eso se trata la transformación digital, finalmente: si puedes usar un software para ahorrarte humanos, lo van a tomar. Y en ese sentido es una nueva expansión de la estructura de capitales que ha funcionado (bien o mal, pero es la que funciona) durante estos años.

El punto es que para volver comercializable algo, una necesidad, se necesitan adeptos. Y una forma de ganar adeptos es a través de entregar seguridad. Si esa seguridad es repetitiva puede llegar a transformar una idea estúpida en una militancia. Y empieza a rodear a personas que están preparadas para procesar críticas o realidades concretas. Por eso, también explota el terraplanismo o cualquier clase de pensamiento mágico: está formado o supervisado por personas que son sumamente permeables a cualquier cosa que leen o miran en redes.

Desde ahí la educación para dudar e ir contra los algoritmos y tratar de hacer un poco más llevadera esta conquista de las mentes por parte de las máquinas es el mejor camino. Nuestra vida es presentada por métodos para gastar y nunca disfrutar. Y a veces rodearnos de ideas que tampoco nos suman. Nos están escuchando.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo