Vidas falsas

Por Nicolás Copano
  • Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

Así como evoluciona la tecnología, lo hacen también las amenazas para los niños. Esta semana un artículo del sitio Polygon cuenta que una nueva forma de hacer bullying instalada es a los niños jugadores de “Fortnite” que no tienen el avatar pagado. Les llaman “default” en los colegios estadounidenses, para molestarlos. Hace 10 años, para un niño el peligro era chatear con desconocidos. Hoy, enfrentamos problemas que pueden afectar a los más grandes también.

Las fake news llevan un tiempo en nuestras vidas, desafiándonos a ser más cautelosos y menos confiados en lo que leemos en internet. Siempre tenemos que dudar. Y esto es clave de enseñar a nuestros hijos.

La influencia de éstas son tan potentes, que nos forma un criterio de realidad ficticia, que modifican nuestras percepciones del mundo y las decisiones que tomamos desde la política a la salud. Por tanto, es un tema que puede afectar nuestros hogares.

Mark Zuckerberg, creador de Facebook, declaró que el 44% de los adultos estadounidenses utilizan su plataforma para leer e informarse sobre las noticias día a día.

Las consecuencias de la desinformación pueden ser muy graves. Generar en los padres y en los niños un pensamiento crítico es fundamental. No dejemos de lado que quienes crean este tipo de contenido generan ganancias, debido a que internet funciona en nuestros celulares capturando la atención de las personas. Esas personas al observar y hacer clic en contenido malicioso directamente inspirado en sus intereses, pueden ser víctimas. Es la versión sofisticada del cuento del tío.

Hoy, diversas páginas pueden imitar la apariencia de un tuiteo, o la de los posteos de Instagram: así instalan una mentira que se disemina a través de cadenas de mensajería. ¿Cómo cuidarse y cómo educar? Ver la fuente de una noticia es primordial. Invitar a que nuestros hijos verifiquen siempre quién dice y por qué quiere decir algo, es tan importante como aprender a leer. Ser capaces de invitar a no compartir estos datos y usar el criterio sabiendo que podemos esparcir una mentira en nuestros grupos familiares es básico.

Enseñar esto a tus hijos es esencial, para que cuando sean ciudadanos, lo sean informados, críticos y con voz.

Otra nueva amenaza son los deep fakes de videos. A diferencia de lo anterior, esta amenaza es más difícil de reconocer, puesto que son montajes de imágenes; haciendo honor a la frase “una imagen vale más que mil palabras”, los incautos creen más en estos bulos. Muchos famosos en Estados Unidos han sido víctimas de esta práctica digital donde usan cuerpos y caras ajenas para poder exponer a las personas al escarnio público.

Las expresiones de estas mentiras tienen un lugar para esparcirse: los foros de anónimos. El caso de nido.org prendió las alarmas de la población chilena. En estos foros, en donde nadie se identifica, la subida de fotografías con malas intenciones pueden afectar a cualquiera. Es sumamente importante por tanto enseñarles a nuestros hijos que una vez que se sube una imagen a internet, se queda ahí para siempre. Y cualquiera puede usarla. Poner candado es una obligación.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo