Por la verdadera calidad

Por Francisca Camus
  • Directora académica de Belén Educa

El año 2016 entró en vigencia la ley de inclusión escolar, lo que implicó importantes transformaciones al sistema educacional chileno, iniciando el punto final a la selección.

Uno de los principales ejes que esta ley propone es la creación de un nuevo sistema de admisión escolar (SAE), bajo el cual los apoderados postulan, vía plataforma web, a los colegios de sus preferencias.

Este último tiempo el sistema ha estado muy cuestionado, de hecho, hemos sido testigos del rechazo al proyecto de Admisión Justa, que busca, entre otras cosas, dar la posibilidad a los establecimientos de excelencia de reponer la selección de estudiantes.

Cabría preguntarse entonces si este tipo de debates aporta al mejoramiento de la calidad de la educación, entendiendo que los resultados internacionales muestran que nuestro sistema educativo está al debe. Un ejemplo son los resultados de la prueba Pisa (2015) que evidencian que el 10% de los estudiantes más aventajados de los sectores de elite chilena no alcanzan al 10% de los niños con aprendizajes más descendidos de Singapur.

El punto anterior toma más relevancia al evidenciar que los resultados académicos se correlacionan en mayor medida con las características socioeconómicas de los estudiantes, perpetuando la segregación en todas sus dimensiones. Resultados bajos en sectores menos favorecidos de la economía.

El precio de esta marginación es tan profundo, que trasciende el ámbito escolar. Tal como se detalla en un estudio reciente (Meneses 2018) los estudiantes con mejor desempeño en pruebas estandarizadas de establecimientos públicos percibirán sueldos más bajos que aquellos con peor desempeño de colegios privados.

Al parecer seguir insistiendo en la selección educativa, significa renunciar a una verdadera educación de calidad, aumentar el rechazo y la discriminación y a la posibilidad de construir un país generoso en la entrega de oportunidades para todos y todas. Entonces, ¿por qué gastar energía en algo que no aporta al propósito de la mejora educativa cuando hay tanto que avanzar?

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo