La extinción avanza

Por Raúl Sohr

* Analista internacional

Estados Unidos tiene uno de los “climas más limpios”, viene de declarar el presidente Donald Trump durante su visita al Reino Unido. En la oportunidad, culpó a China, India y Rusia por el deterioro de la calidad del aire y el agua. El viejo hábito de culpar a otros sin asumir las responsabilidades propias. El negacionismo de Trump no sólo se expresa con su chiste recurrente cuando enfrenta una audiencia en un día frio: “¿Dónde está el calentamiento, por favor tráiganlo?”. Según el New York Times el gobierno ha instruido a los científicos que preparan las proyecciones climáticas para el informe del National Climate Assessment, previsto para 2022, que omitan los peores escenarios sobre cambio climático. También se les instruyó que no hagan proyecciones más allá del 2040, cuando se experimentará el mayor impacto.

El método para medir las concentraciones de gases de efecto invernadero, de los cuales el principal es el CO2, es determinar las partículas por millón (PPM). Hace una década comenzó una campaña para que las PPM no superaran las 350. En mayo de este año alcanzaron las 414,8. A este ritmo, el planeta camina a las 450 PPM en una década. Alrededor de esa cota, los científicos vaticinan un punto de inflexión; se precipitará una serie de reacciones en cadena con aumentos de temperatura que provocarán eventos catastróficos: derretimiento de los polos y glaciares, en los Andes los glaciares ya han perdido 70% de su masa; subida del nivel de los mares y alteración de los padrones de lluvias, que redundará en sequías, las lluvias en México y Centro América han disminuido a la mitad, en algunas regiones se desatan enormes incendios forestales y en otras huracanes e inundaciones. El impacto, que ya está a la vista, golpea profundo a las sociedades más pobres en África y el Medio Oriente. En Asia los grandes ríos que fluyen de los Himalayas, que surten a más de mil millones de personas, han perdido un tercio de su flujo.

La proyección de las pérdidas económicas realizadas por 215 de las mayores corporaciones internacionales alcanza a un trillón de dólares. Algunas empresas ya han sucumbido a los efectos del calentamiento global como la Pacific Gas and Electric, la mayor compañía eléctrica de California, que se declaró en quiebra tras enfrentar demandas por 30 mil millones de dólares a causa de una ola de devastadores incendios forestales. Sus líneas de transmisión habrían desencadenado algunos de los siniestros que ganaron fuerza gracias a la sequía. El costo de los últimos huracanes se acerca también al trillón de dólares. Aun dejando de lado las muertes y el sufrimiento, está cercana la hora en que el inmovilismo resultará más caro que enfrentar el cambio climático.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo